Economía

Mercosur se aleja (de momento)

El Parlamento y las organizaciones agrarias rechazan un acuerdo pernicioso para el agro europeo.

el 20 mar 2011 / 19:57 h.

Las explotaciones de vacuno se verían muy afectadas por la apertura comercial.

La sombra de un acuerdo comercial entre la Unión Europea y Mercosur, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, se aleja por el distanciamiento de las posturas. Y el sector ganadero europeo respira. Al menos, de momento.

Las voces del Parlamento europeo y de las organizaciones agrarias comunitarias se han unido en una sola para rechazar los efectos que acarrearía la apertura del mercado a las exportaciones sudamericanas y que se traduciría, a su juicio, en el colapso del sector ganadero de la UE y en pérdidas millonarias para los productores.

Las negociaciones se encontraban estancadas desde hace años, aunque se retomaron en mayo del año pasado, tiempo en el que no se han producido avances pero sí han aflorado muchas reticencias ante los perjuicios económicos que conllevaría para el agro europeo. En la última semana tuvo lugar una reunión entre representantes de la UE y del Mercosur, pero sin conclusiones significativas más allá de que continúan trabajando en sus respectivas propuestas de ofertas de acceso a los mercados.

Organizaciones agrarias como COAG y Asaja han advertido de que la pretensión de la Comisión Europea (CE) de mejorar las condiciones de acceso de las producciones de los países del Mercosur al mercado comunitario -para lo que estudiaba una rebaja del 60% de los aranceles- desestabilizaría el mercado interno y pondría en riesgo las explotaciones ganaderas europeas.

Si los aranceles bajasen de esa manera, los productores comunitarios "no podrían competir con los bajos costes de un modelo de producción exento del cumplimiento de las exigencias europeas en materia sanitaria, medioambiental, laboral, de bienestar animal o trazabilidad, de obligado cumplimiento para los productores de la UE", afirma Ángel Ruano, responsable de Ganadería de COAG Andalucía.

La organización ha calculado que alcanzar un acuerdo en los términos planteados supondría unas pérdidas anuales que oscilarían entre los 1.800 y los 2.100 millones de euros para el sector vacuno de carne en España. Y peores serían las consecuencias para el sector avícola, según COAG, que precisó que el porcino, la remolacha azucarera, el melón y los cítricos, se verían también seriamente afectados.

Por su parte, el Copa-Cogeca, bloque que agrupa a las organizaciones agrarias y productores europeos, ha hecho público un estudio, que ya ha sido remitido al comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, y que cifra en 25.000 millones de euros el varapalo para el sector vacuno europeo.

Además, el informe pone de relieve que, de rubricar el acuerdo con el Mercosur, se incrementaría la volatilidad de los precios y provocaría un importante aumento de las importaciones en la UE tanto de carne de porcino, como de aves y de maíz procedentes de los países que integran ese bloque comercial.

Las organizaciones agrarias reseñan que el Mercosur es uno de los mayores productores y exportadores agrarios. De hecho, la UE es el primer mercado para sus exportaciones agrícolas, ya que recibe el 25% del total comercializado por el conjunto sudamericano. En el caso concreto del vacuno de carne, el 80% de las compras que realiza la UE a terceros países proceden del Mercosur, mientras que si se trata de carne de pollo, la cifra entonces se coloca por encima del 60%.

Además, esgrimen para oponerse el hecho de que aumentaría la dependencia de las importaciones y que la seguridad de abastecimiento alimentario quedaría en cuestión al estar expuestos a las condiciones climáticas o las decisiones políticas que se adopten en aquellos países.

El Mercosur exige una gran liberalización para la agricultura como contrapartida para permitir una apertura similar en otros sectores como el industrial y los servicios. En mayo y julio habrá nuevos contactos.

  • 1