Economía

Merkel ensalza que España va ahora por "muy buen camino"

La canciller destaca que, tras las reformas, los mercados recuperarán la confianza

el 03 feb 2011 / 13:04 h.

El vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, dijo ayer que la visita de la canciller de Alemania, Angela Merkel, "no era un examen" a España, sino que se enmarcaba en un contexto de "normalidad". Sin embargo, sí pareció serlo, a tenor de las declaraciones de Merkel. El Gobierno, aseguró, "ha hecho sus deberes", de ahí que la economía española toma ahora un rumbo "más positivo".

En una rueda de prensa junto al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, la canciller sentenció que éste ha acometido ya "importantes reformas y grandes logros", al tiempo que recalcó que tales medidas le merecían todo su respeto. Destacó, en especial, que las reformas no se hayan aprobado en conflicto con los sindicatos, en referencia al pacto social que firmaron la víspera los agentes sociales y el Ejecutivo. Este tipo de acuerdos, reiteró, crea "mucha confianza en el futuro".

Merkel consideró que tales reformas causarán "muy buena impresión", a los mercados, que, explicó, tomarán "buena nota y con mucho interés" del camino "muy positivo" que España ha comenzado a recorrer. Fue preguntada en dos ocasiones sobre si descarta un rescate de España y en ambas rehusó hacer cualquier tipo de especulación, porque, argumentó, ni "positivo" ni "útil", y añadió que ahora le toca a cada uno realizar "sus tareas".

La canciller alemana y Zapatero presidieron en el Palacio de la Moncloa la XXIII cumbre bilateral. El presidente aprovechó la ocasión para explicarle a la dirigente alemana el pacto social y económico logrado con los agentes sociales, así como la reforma de las cajas de ahorros.

Las relaciones bilaterales que mantienen ambos países son, en palabras de Merkel, "muy buenas" y Alemania acude a esta cumbre "como amigo". Por su parte, Zapatero ahondó en las "profundas relaciones" que mantienen e insistió en que fue un encuentro "de afirmación, confianza, credibilidad y fuerza".

Angela Merkel apostó por trabajar conjuntamente para fortalecer el euro y, para dar ánimos, recordó que Alemania pasó por la misma situación que España hace seis años, cuanto tuvo que adoptar medidas también impopulares, y que lo hizo incluso sin el apoyo de los sindicatos. Zapatero, por su lado, mostró su deseo de exportar ese modelo de diálogo social a toda la UE.

Ante la cumbre extraordinaria hoy en Bruselas y el Consejo Europeo a finales de marzo, Merkel indicó que su objetivo prioritario es rubricar un "pacto por la competitividad" para fortalecer la economía de la Eurozona.

En ese pacto, que podría condicionar el apoyo alemán a una flexibilización del actual fondo de rescate europeo, se incluirían medidas como la eliminación de las cláusulas de revisión salarial ligadas a la inflación, propuesta a la que ayer mismo mostró su oposición tanto el Ministerio de Trabajo como los líderes de CCOO y UGT, siendo ya una demanda clásica del gobernador del Banco de España.

Para Ignacio Fernández Toxo, de CCOO, y Cándido Méndez, de UGT, sería un error que los sueldos dejaran de tener como referencia el IPC y sólo se vincularan a la productividad. En su opinión, ambas claves se toman en cuenta en la fijación de los sueldos en nuestro país y que hay un pacto de moderación salarial con la patronal en los convenios. Mientras, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, destacó el efecto de moderación en momentos delicados como el actual.

Berlín defiende, además, la necesidad de aumentar en Europa la edad de jubilación, reformar las constituciones de los países socios para prohibir los déficit excesivos y armonizar los impuestos de sociedades.

La intención de Merkel, según fuentes del Gobierno, es lograr un acuerdo en torno a este pacto en el Eurogrupo, que reúne a los países del euro, y conseguir en marzo el respaldo de los veintisiete Estados comunitarios, abundando, así, en la gobernanza común del Eurosistema.

Sarkozy: «Mi querido José Luis»

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, envió ayer una carta al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la que le felicita por las "valientes" medidas en el plano económico adoptadas en los últimos días que, según él, "refuerzan la competitividad de la economía española".

"Saludo las decisiones muy fuertes que se han tomado bajo su autoridad en los últimos días, incluida la reestructuración del sector bancario y la reforma del sistema de pensiones", señala Sarkozy en su misiva, que encabeza con un "querido José Luis".

"Estas decisiones valientes refuerzan la competitividad de la economía española y la estabilidad de su sistema financiero", opina el mandatario galo, incidiendo en que con ello el Gobierno español también está contribuyendo a reforzar el euro.

"Estos esfuerzos constituyen una importante contribución a una Zona Euro más convergente, más estable y más fuerte", defendió Sarkozy, insistiendo en "rendir homenaje al valor y la determinación" tanto de Zapatero como de su Gobierno.

Así las cosas, el presidente galo ha hecho saber al jefe del Ejecutivo que "puede contar con el pleno apoyo de Francia". Zapatero se reunió el pasado 21 de enero con Sarkozy en París.

 

  • 1