Economía

Merkel y Sarkozy exigen mayor competitividad a la Eurozona

Alemania reclama más medidas a cambio de ampliar el fondo de rescate

el 04 feb 2011 / 13:46 h.

No habrá ampliación del fondo de rescate sin una contrapartida. La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, exigieron ayer al resto de países de la Eurozona que adopten en los próximos doce meses "medidas concretas" para reforzar la competitividad de sus economías y evitar una nueva crisis de deuda. Los dos mandatarios reclamaron la convocatoria de una cumbre extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno en marzo con el fin de completar este plan para recuperar la confianza en el euro.

Merkel y Sarkozy escenificaron en una declaración conjunta sin preguntas su sintonía sobre este Pacto de Competitividad, que Alemania exige como contrapartida al refuerzo del fondo de rescate de 750.000 millones de euros creado en mayo. A continuación, presentaron su plan al resto de países de la UE durante el almuerzo del trabajo del Consejo Europeo.

"Francia y Alemania van a demostrar que defendemos el euro. No sólo como moneda, eso se da por supuesto, sino que el euro es también un proyecto político", dijo la canciller alemana y recalcó: "queremos mostrar claramente que en el plano político, en tanto que UE pero también en tanto que países de la Eurozona, queremos converger y ello supone una cooperación económica más estrecha".

"Queremos concluir un Pacto de Competitividad y mostrar que nuestra cooperación política es cada vez más estrecha", insistió Merkel. Para ello, todos los países de la Eurozona deberán acercar sus políticas económicas a las del Estado que lo haga mejor, indicó, sin citar expresamente a Alemania. Además, se invitará al resto de países de la UE a participar en el Pacto si lo desean.

"El objetivo es que durante un año podamos demostrar con medidas muy concretas que somos extremadamente serios sobre este Pacto. No se trata de palabras sino de hechos, de mostrar que Europa tiene la ambición de ser un continente competitivo", resaltó la canciller.

Merkel no detalló el contenido del Pacto, que incluye el retraso de la edad de jubilación, como ya ha hecho España, la desvinculación de salarios y pensiones de la inflación, la inclusión de límites al déficit en la Constitución o en la ley o la armonización del impuesto de sociedades.

"Francia y Alemania están trabajando conjuntamente, mano a mano, con una voluntad absoluta de sostener al euro, de defenderlo, algo que consideramos fundamental para la construcción europea", resaltó por su parte Sarkozy. "Queremos reforzar la competitividad de Europa y de su economía, queremos hacer converger las diferentes economías europeas", detalló.

"Estamos de acuerdo sobre un plan estructural para aportar la respuesta a los desafíos que afectan a Europa (...) Esta respuesta es una integración más fuerte de las políticas económicas", subrayó Sarkozy.

Pero este plan no gustó a todos. Bélgica y Austria rechazaron de inmediato las reformas que pide Alemania, en concreto la supresión de las cláusulas de revisión salarial y el retraso de la edad de jubilación. "Los Estados miembros deben tener margen para llevar a cabo sus propias políticas", aseveró el primer ministro belga, Yves Leterme.

  • 1