Local

‘Merkozy’ y las dos velocidades para Europa

La UE descarta dividir el euro para dejar fuera a los países con problemas.

el 10 nov 2011 / 21:11 h.

TAGS:

La Unión Europea descartó ayer la posibilidad de crear una Eurozona a dos velocidades, encabezada por un "núcleo duro" de países con mejor situación económica. Esta posibilidad se ha filtrado de forma repetida y cada vez más intensa en los últimos días por parte de funcionarios y diplomáticos de Alemania y Francia. De hecho, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, alertó de que la ruptura de la Eurozona o de la UE tendría un coste inicial del 50% del PIB y de que Alemania se contraería un 3% y perdería un millón de puestos de trabajo si se redujera el número de países que forman parte del euro.

Barroso respondió así a las informaciones que apuntan a que Alemania y Francia están diseñando a raíz de la crisis de deuda una Europa a dos velocidades, que podría suponer la salida del euro de algunos países como Grecia y excluiría a los Estados miembros que todavía no han entrado en la moneda única. "Es muy importante no aceptar divisiones en el interior de nuestra Unión, incluso si la Zona Euro puede y debe avanzar con una integración más profunda", dijo la portavoz de Barroso, Pia Ahrenkilde.

El presidente de la Comisión se refirió a los costes de la ruptura de la Zona Euro en un discurso pronunciado el pasado miércoles en Berlín. Las cifras vienen de un estudio elaborado por la entidad alemana Allianz, según explicó la portavoz.

Barroso decidió citar estas cifras en defensa de la Eurozona porque "ve surgir amenazas en el horizonte y considera que es su deber recordar los riesgos", aseguró Ahrenkilde. El presidente de la Comisión rechazó "imponer condiciones adicionales a los países que quieren estar en el núcleo de la Unión" porque "no sería justo" y defendió una "Unión unificada".

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, salió al paso de estas informaciones y aseguró que el único deseo de su país es la estabilización de la Zona Zuro en su "forma actual".

"Durante meses, desde el principio de la crisis de deuda del euro, Alemania solo ha tenido un objetivo, conseguir la estabilización de la Eurozona en su forma actual", señaló Merkel. "Y creemos firmemente que esta zona común del euro es capaz de recuperar su plena credibilidad, incluso en todos y cada uno de sus países", sentenció.

En este sentido, el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, rechazó de plano la posibilidad de una Europa a dos velocidades porque, en su opinión, esto es contrario a las reglas actuales, que no se pueden cambiar rápidamente, y significaría "que nos hemos cargado el euro", ruptura que "puede ser caótica y traumática". Otra cosa, apuntó, es "si los mercados rompen el euro".

El portavoz de la banca subrayó que existe "un gran problema en el diseño de la UEM" porque no se puede pretender gozar de un sistema financiero estable e integrado cuando la supervisión y la fiscalidad son competencias nacionales.

Italia. El país transalpino también copó la agenda de los líderes europeos. El primer ministro británico, David Cameron, consideró que representa en estos momentos un "claro peligro" para la Eurozona, además de una "advertencia" para los países que no tengan un plan creíble para sus problemas de deuda.

El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, tachó de insuficientes los ajustes propuestos y reclamó a Italia más reformas y su aplicación rápida con el objetivo de recuperar la confianza.

  • 1