lunes, 10 diciembre 2018
16:34
, última actualización

Meses que suben el pan

Un grupo de panaderos de Morón de la Frontera edita un calendario para recaudar fondos que se destinarán a las familias más necesitadas del pueblo.

el 08 nov 2014 / 23:38 h.

bin_33179637_con_16412651 El mandil blanco es la única prenda de ropa que cubre los cuerpos de doce panaderos moronenses que han decidido echar mano de la solidaridad para hacer un calendario erótico. Con su venta ofrecerán cheques canjeables por alimentos de cara a las fiestas navideñas para ayudar a las familias más necesitadas del municipio. Un calendario que, sin duda, hace que suba el pan.Y es que no hay nada que más venda que unos buenos mozos ligeritos de ropa y con las manos en la masa. La soledad de la noche entre harinas, panes y el calor del horno ha sido la masa madre de una idea que está causando furor en Morón de la Frontera. Fue hace varios meses cuando algunos panaderos de Panificadoras Macías decidieron realizar un calendario con el cual recaudar fondos para las familias más necesitadas de su pueblos. Una idea impulsada por Juan David, quien rápidamente comenzó a pensar la mejor manera de llevar a cabo este pequeño sueño de Navidad, que ayudará a muchas familias a afrontar los gastos de estas fechas tan señaladas. De esta manera, se puso en contacto con Jorge Cruces, que aunque no es panadero, decidió ayudar en la causa. Tras relatar la idea al fotógrafo José Ángel Vidal se inició un engranaje, digno de la mejor receta de pan, que ha dado como fruto estas páginas con doce meses muy especiales. El ánimo entre unos y otros fue la clave para que el proyecto saliera adelante. Y aunque hubo alguno que otro que no lo tuvo claro, y no se sentó –o más bien no quiso quedarse en delantal– frente al objetivo, los comentarios de los vecinos les han hecho arrepentirse alguna que otra vez de haber tomado esa decisión. Así, bajo la lente se han fotografiado estos maestros del pan en diferentes escenas: desde aquellos que trabajan en el obrador horneando o amasando el pan hasta los repartidores con la entrega a domicilio o el que atiende los pedidos. Unos modelos que siguieron a rajatabla las órdenes de Vidal, quien también ha realizado su trabajo de manera altruista. Fotos estéticas y creativas, tanto de jóvenes veinteañeros como de panaderos cincuentones, de esos que saben el secreto de una buena masa, que han levantado pasiones, y no solo entre masas y harinas. La ilusión con la que se acoge el proyecto e incluso las aficiones de cada uno de ellos son la nota dominante de cada mensualidad. Es el caso del mes de abril que lo protagoniza un joven músico quien con dos barras de pan en mano, en forma de palillos, toca un tambor improvisado por un cubo. Lo mismo ocurre con diciembre que lleva la ilusión de la Navidad de la mano de Jorge. Con la paleta que se saca el pan entrega los regalos un especial Papa Noel. Todo con el único objetivo de mantener «la sonrisa de los niños que son los grandes afectados de la crisis», explica Jorge Cruces, quien representa el mes de diciembre en el calendario. El único nexo común de todos los meses son los delantales que visten estos ya famosos panaderos. Unos mandiles blancos que acortan centímetros conforme suben las temperaturas, aunque sin mostrar más de lo necesario en el calendario solidario que ayudará con las compras a personas con pocos recursos del municipio. En total serán 25 familias las beneficiadas con casi 150 euros recaudados de la venta de 1000 ejemplares. No obstante, ha sido tal el éxito, con 700 calendarios vendidos hasta la fecha, que ya se están planteando sacar una segunda edición con la que ayudar a más familias moronenses. Será mediante cheques canjeables en las tiendas de los barrios como podrán llenar el carro de la compra en esta Navidad. «Unos pequeños comercios que también se verán afectados por esta buena obra», explica Juan David Moreno. Para los doce valientes solo hay halagos por cada rincón de Morón. Esta labor altruista está siendo aplaudida por muchos vecinos que han visto en esta acción «una forma de aportar un granito de arena desde una forma divertida». Y tienen tan buen sabor de boca que ya están pensando en el próximo calendario para el año 2016. En este caso, serían las chicas de la panadería Macías quienes se fotografiarían ligeritas de ropa. Mientras toca disfrutar de doce meses solidarios bajo un delantal, el resto –y, ¡ojo, que sorprende más de uno–…se deja a la imaginación.

  • 1