Deportes

Mestalla, capítulo cuarto

Extrañas sensaciones se ciernen en la previa del choque de esta noche ante el Valencia. Todo lo bueno apuntado ante el Espanyol se difuminó en un horripilante encuentro ante el Deportivo. Ahora toca jugar en Mestalla y ni Dios sabe qué Betis se puede ver esta noche en Valencia.

el 14 sep 2009 / 23:54 h.

Extrañas sensaciones se ciernen en la previa del choque de esta noche ante el Valencia. Todo lo bueno apuntado ante el Espanyol se difuminó en un horripilante encuentro ante el Deportivo. Ahora toca jugar en Mestalla y ni Dios sabe qué Betis se puede ver esta noche en Valencia.

El cuarto capítulo de hoy pone fin al serial que Betis y Valencia han protagonizado a lo largo de esta temporada. Como casi siempre en los tres últimos años para el conjunto verdiblanco, los tres primeros encuentros ante los levantinos se saldaron con tres dolorosas derrotas, todas por 2-1 y todas con una excesiva superioridad por parte del Valencia. En la tres, además, ha tenido un protagonismo excelso Joaquín, para más dolor si cabe en verdiblanco. La incierta lógica que subyace en el fútbol expresaría que sería muy difícil que se diera otra victoria del Valencia, pero con el Betis de por medio...

Con su apariencia de no ser ni bueno ni malo, ni carne ni pescado, sino todo lo contrario, viajó ayer el cuadro bético hasta Valencia con bajas importantes y una ausencia mayúscula en la lista de convocados.

Lima se quedó fuera.

Resulta que el Betis no puede contar por lesión con dos centrales, Nano y Rivas, y resulta que además Melli se encuentra sancionado. A lo largo de toda la semana el técnico Paco Chaparro había venido alternando en los ensayos a Arzu y Lima en el centro de la defensa para sustituir a Melli, pero en el día definitivo el técnico optó por dejar a Lima sin viajar a pesar de que se encuentra en buenas condiciones físicas. Literalmente, Chaparro se ha cargado a un futbolista que nadie sabe por qué fichó por el Betis y que difícilmente tendrá una oportunidad mientras el trianero lleve las riendas del conjunto verdiblanco.

Se trata sin duda de un serio toque de atención pocos días después de que Lopera se comprometiera en un almuerzo con los técnicos a planificar y fichar con cierto sentido de cara a la próxima temporada. No más Limas, por favor, parece haberle dicho el técnico.

Pero no sólo en Lima finalizan las miserias de la política de fichajes del Real Betis. Mark González se quedó también fuera de la lista por unas molestias que ni el propio entrenador quiso comentar en sala de prensa. "Parece ser que está un poco tocado", se limitó a indicar Chaparro, harto de estar harto.

Tampoco pudo llegar a tiempo Pavone, algo que se esperaba para preservar al argentino de males mayores en el pubis. Estas ausencias provocarán cambios en el once inicial del Betis.

Dos dudas en la alineación.

Sin Lima ni siquiera en la lista, todo apunta a que será Arzu el que ocupe la posición de central en compañía de Juanito, aunque Chaparro, que por si las moscas ha convocado a Álex Ortiz, duda entre el nazareno o este central del filial. Esta llamada tiene mucha miga, pues hasta hace poco el cuerpo técnico no iba a convocar a un jugador del Betis B mientras tuviera a mano a un componente del primer equipo, caso de Lima. Los experimentos con chavales del filial salieron muy caros en la Copa precisamente ante el Valencia, por lo que todo hace indicar que será Arzu el que juegue en defensa y Juande se haga con su plaza en la medular; si juega Álex Ortiz, Arzu se quedará en su sitio natural.

Sin Pavone, debe ser Edu el que juegue en punta como delantero centro, pues la confianza en Sobis y Jose Mari (regresa a la lista) sigue siendo escasa. Ahora bien, el técnico no decidirá hasta hoy a quién da la banda derecha, a Xisco o a José Mari, en sustitución de Edu. El balear asegura una gran capacidad de lucha y se le supone casi fijo tras la enésima recaída de Mark González. Lo del chileno es inexplicable.

  • 1