Mi abuela es carnavalera

Los mayores del centro de día animanlaiesta con su chirigota De sesenta no pasamos.

el 22 feb 2011 / 20:46 h.

La chirigota de mayores en plena actuación en Morón.
En cuanto asoma febrero con su carnaval a cuestas, los mayores del centro de día de Morón desempolvan las guitarras y los bombos para ser una agrupación más de cara a animar la fiesta. Este año son la chirigota De sesenta no pasamos, y con ellos se demuestra que en esta celebración pagana lo único que importa son las ganas de divertirse y pasarlo bien. Y es que en este pueblo el gusanillo del Carnaval corre desde niños hacia mayores haciendo que ésta sea una fiesta muy especial.


Entre todos hacen más de 1.000 años, pero su espíritu es joven. De ahí el título y el tipo de la chirigota, que se presenta con 14 componentes que sobrepasan los 70 años vestidos de hippies. Estos mayores adaptan el coro según la festividad que se avecina. En Navidad entonan los villancicos para transformarse luego en un chiri-coro y terminando con las letras flamencas cuando llega septiembre y la Feria. Según Mercedes, componente del coro, la música es "la mejor terapia contra el dolor ya que cuando subimos a las tablas no hay mal que nos afecte".

Llevan cuatro años con la agrupación, pero sólo los tres últimos han participado en el festival de agrupaciones del Teatro Oriente. Una experiencia que repiten por la satisfacción de codearse con las mejores chirigotas y comparsas de Morón. Con sus letras, escritas por Mercedes y Chiquitín -un compositor local-, hacen repaso de la actualidad: desde el maltrato a la mujer pasando por un homenaje a una compañera hasta criticar la política del Gobierno de Zapatero.

Aunque consideran que la esencia del carnaval es la crítica, la suya es moderada, intentando ser un ejemplo a seguir. Además, también evitan consecuencias. "No vayamos a enfadar al presidente del Gobierno con la letra dedicada a él y nos baje la pensión", matiza Juan.

  • 1