Local

"Mi vida privada se ha hecho pública"

Una madre denunciada está tranquila porque todo está en regla pero indignada de que la Policía pregunta a sus vecinos y familiares y se siente espiada

el 27 jul 2013 / 23:35 h.

TAGS:

Nunca se pudo imaginar que denunciarían que no vive donde lo hace porque su hija ha sido admitida en un colegio. Y aunque está “absolutamente tranquila porque está todo en regla” siente “indignación y rabia” por verse “en este papelito”. “No es plato de buen gusto que la Policía se presente en casa de tu suegra –la denuncia se basa en que su marido sigue empadronado en el domicilio de su madre, fuera del barrio del colegio–, y en mi bloque he avisado a todos los vecinos que me encuentro, y hasta a la limpiadora, de que si la Policía pregunta por nosotros no es porque seamos delincuentes sino por el colegio”, relata esta madre que también pide el anonimato. Aunque comprende que haya gente que denuncie “porque hay irregularidades”, considera su caso más sangrante “porque si a mí me pasa, si es mi hija la que no entra, yo no me meto en este lío, acepto el colegio que me den. No tengo tiempo y ahora llevo unas semanas que no pienso en otra cosa, recabando todas las facturas que se me ocurren, correspondencia, una declaración que le he pedido al presidente de la comunidad, las escrituras de nuestra casa y de la de mi suegra, en fin, aporto hasta las huellas dactilares para hacer un escrito de alegaciones que no es ninguna tontería. Yo porque soy abogada, si no tendría que pagar para que me lo hicieran”. En definitiva, siente que “es una vida privada hecha pública” para defenderse y hasta teme que le hayan puesto un detective “y nos hagan fotos entrando y saliendo de casa de mi suegra, porque la niña alguna vez ha dormido allí”. Denuncia que se ha visto metida injustamente “en una guerra, esto es una batalla campal”, y bromea sobre si le compensa haber elegido ese colegio y no otro sin exceso de demanda. “Ahora para que la niña me diga dentro de unos años que no le gusta”, dice. Ella no lo hubiera hecho si la hubieran mandando a otro colegio a no ser que estuviera muy lejos de donde vive. Pero eso sí: “Ahora la que va a por todas soy yo, y si la Junta no me da la razón me voy a los tribunales. Es más, podría hasta denunciar yo a quien me ha denunciado, porque ¿cómo ha tenido acceso al padrón? Esos datos no son públicos”.

  • 1