Deportes

Míchel-Caparrós: mucho más que un nuevo duelo

La eliminatoria de Copa entre el Sevilla y el Mallorca se antoja clave para el futuro de los dos entrenadores.

el 09 dic 2012 / 21:02 h.

Míchel y Caparrós se juegan mucho.

Míchel y Joaquín Caparrós vuelven a verse las caras; esta vez, en Copa del Rey. El cuadro de emparejamientos ha querido que sus caminos se crucen en una eliminatoria de octavos de final de gran valor para los dos técnicos. Si el pasado 22 de octubre Sevilla y Mallorca medían sus fuerzas en Liga con urgencias, ahora lo hacen en una situación todavía más delicada. Los nervionenses han sumado 8 puntos de los 30 últimos en juego y los baleares, tras su derrota (4-0) frente al Levante, 2 de 30...

La Copa del Rey es una historia bien distinta al Campeonato Nacional de Liga, que es donde realmente los técnicos se la juegan. Sin embargo, la forma de saldar una eliminatoria, para bien o mal, puede tener su peso a la hora de tomar decisiones. Superar el cruce de octavos, cuya ida se disputa este miércoles, serviría tanto a Míchel como a Caparrós para ganar crédito en un momento de especial necesidad, más allá de su duelo particular, de sobras conocido. Todo ello, claro está, si la Liga no dicta sentencia antes, ya que el partido de vuelta no se disputará hasta la segunda semana de enero.

Málaga (en casa), Real Sociedad (en Anoeta) y Osasuna (de nuevo en casa) son los tres rivales a los que el Sevilla tendrá que enfrentarse entre la ida y la vuelta, inicialmente fijada para el 9 de enero. Acto seguido, y sin tiempo casi para nada, llegará un peligroso choque contra el Valencia en Mestalla (día 13).

El respaldo del club. La confianza de la dirección deportiva en Míchel fue clave para que el club le diese las riendas del plantel esta temporada, a pesar de que no se consiguió el objetivo de clasificar al equipo para competición continental. Hace unos días, en la Junta General de Accionistas, el subdirector general tuvo palabras de elogio respecto al trabajo del madrileño y su dedicación al club. Sin embargo, parece claro que los próximos partidos van a tener mucho que decir sobre el futuro del técnico.

La eliminatoria contra el Mallorca llega envenenada. En teoría, el Sevilla es superior y debe superarla. Todo lo que no sea eso significaría un serio revés para Míchel... y que, de paso, reforzaría la figura de Caparrós ante una afición que ya de por sí le considera un referente. Por el contrario, si el Sevilla sigue adelante, el madrileño ganaría su particular pulso al utrerano. El tiempo dirá lo que ocurre.

En cualquier caso, la situación de Caparrós es más delicada en estos momentos que la de Míchel. El 4-0 encajado este domingo frente al Levante deja al Mallorca a un punto de la zona de descenso, fruto de una pésima racha que tiene a la afición bermellona en pie de guerra.

El Sevilla no anda fino, sino más bien todo lo contrario, pero llegará al miércoles sabiendo que frente al Espanyol pudo haber logrado algo más que un empate. El punto y la actuación arbitral no tapan la situación del equipo, aunque sí dan aire a Míchel. Ahora, toca vérselas con un rival, el Mallorca, muy tocado.

  • 1