miércoles, 14 noviembre 2018
12:21
, última actualización
Deportes

Míchel, el primero que sigue sin cumplir el objetivo

Se rompe una regla no escrita por el consejo. Es el primer entrenador en la 'era Del Nido' que deja al equipo fuera de Europa -en colaboración con Marcelino- y el primero que continúa.

el 19 may 2012 / 20:34 h.

Del Nido y Míchel, en la presentación del técnico.

Algo ha cambiado en el Sevilla cuando José María del Nido está a punto de cumplir una década al frente de la nave sevillista. El pasado miércoles, el presidente confirmó la continuidad de Míchel y, con ella, se rompe una de las máximas de todo este tiempo, ya que el madrileño es el primero de los siete entrenadores que han dirigido al Sevilla en esta época que continuará pese a no haber logrado los objetivos marcados cuando arribó a la entidad de Nervión.

Al comienzo de la temporada, con Marcelino como entrenador, Del Nido y Monchi fijaron claramente que el objetivo era entrar en Champions y, a ser posible, ser tercero y evitarse la siempre engorrosa eliminatoria previa.

Transcurridas veintiuna jornadas y con sendas eliminaciones prematuras en la Liga Europa y la Copa del Rey, Míchel sustituyó al asturiano y, de nuevo, el objetivo quedó fijado en conseguir una plaza entre los cuatro primeros. Si se conseguía, el madrileño renovaba automáticamente. Pero el Sevilla quedó noveno, fuera de Europa y firmando su peor clasificación en los últimos nueve años. Sin embargo, Míchel ha convencido a los rectores blanquirrojos, que han depositado en sus manos la responsabilidad de devolver al equipo el alma perdida en los últimos ejercicios.

Así pues, con Míchel se rompe una regla no escrita por el consejo de administración. Es el primer entrenador en la 'era Del Nido' que deja al equipo fuera de Europa -en colaboración, eso sí, con Marcelino- y el primero que continúa sin lograr el objetivo.

Los entrenadores del Sevilla en este periodo han salido del club de formas muy diversas. Joaquín Caparrós, después de cinco temporadas en el club y tres con el abogado como presidente, se marchó en el verano de la 2004/05 después de perder en los últimos partidos una plaza de Champions que había ocupado durante buena parte de la Liga. Su sucesor fue Juande Ramos, que tras protagonizar la época más gloriosa del club, rescindió unilateralmente su contrato tras la octava jornada de su tercera temporada para recalar en el Tottenham Hotspur londinense.

El cargo fue para Manolo Jiménez, que terminó la temporada, estuvo otra completa y fue destituido en su tercer ejercicio tras empatar con el Xerez en casa y firmar ocho encuentros sin lograr la victoria. Esos tres fueron los técnicos que dirigieron al Sevilla en los primeros ocho años del mandato de Del Nido.

Sólo queda una semana para que el abogado cumpla una década dirigiendo al club del Sánchez Pizjuán y en sus últimos dos años en el cargo han pasado cuatro técnicos por el banquillo. Antonio Álvarez sustituyó a Jiménez, metió al equipo en Champions, ganó la final de Copa y con esas credenciales fue renovado, pero en la quinta jornada y, tras caer en la previa de Champions, fue cesado. Llegó Gregorio Manzano, que sólo fue capaz de dejar al equipo quinto y, al no conseguir entrar en la máxima competición continental, no fue renovado al final de la temporada.

Tras el jiennense fue el turno de Marcelino García Toral, que inició un proyecto que se desmoronó pronto, siendo destituido en la jornada 21 y quedando también fuera de Europa a las primeras de cambio. Míchel, por último, completa el septeto de entrenadores del Sevilla en los últimos diez años.

El penúltimo en números. Sin embargo, no sólo el no haber conseguido meter al Sevilla en Europa pone en duda la trayectoria de Míchel en Nervión ya que, atendiendo al porcentaje de partidos ganados y la media de puntos conseguidos en la competición liguera, el madrileño es el sexto de los siete últimos entrenadores del club, superando tan sólo a Marcelino.

El actual técnico sevillista ha dirigido al equipo en 17 partidos, ganando 7, empatando 3 y perdiendo otros 7. Esos datos arrojan una media de 1,411 puntos por partido disputado y un porcentaje de victorias del 41,176%. Sólo su antecesor firmó peores porcentajes que Míchel, ya que Marcelino logró sólo seis victorias en veintiuna jornadas, es decir, sólo un 28,57%. Su media de puntos fue de 1,238 por encuentro. En definitiva, datos que desnudan la decepcionante temporada recién finalizada.

Curiosamente, el mejor entrenador de la 'era Del Nido' atendiendo al porcentaje de victorias en Liga es Antonio Álvarez, que logró ganar ocho partidos de quince, un 53,33%. En esta estadística es seguido por Jiménez -53,12%- y Juande Ramos -52,38%-. Más lejos quedan Gregorio Manzano, con un 45,45%, y Joaquín Caparrós, con un 39,47% de victorias conseguidas en los 114 partidos en los que dirigió al Sevilla con Del Nido como presidente del club.

En cuanto a la media de puntos por partido, el podio cambia sensiblemente. El primero es Juande Ramos, con 1,773 puntos por partido, seguido por Manolo Jiménez, con 1,760, y Antonio Álvarez con 1,733.

  • 1