Deportes

Míchel: "Lo que tenga que venir vendrá"

"En cualquier caso, aunque no haya esperanzas de ir a Europa, defender esta camiseta exige ir con todo el respeto a jugar a Cornellá. Cuanto más arriba quedemos en la tabla mejor".

el 05 may 2012 / 23:26 h.

Míchel, pensativo en la banda del Pizjuán.

El técnico del Sevilla, José Miguel González del Campo, Míchel, compareció en la que pudo ser su última rueda de prensa en el Sánchez-Pizjuán como entrenador local tras un partido y mostró su compromiso de ir a ganar a Cornellá el próximo fin de semana. 

"En cualquier caso, aunque no haya esperanzas de ir a Europa, defender esta camiseta exige ir con todo el respeto a jugar a Cornellá. Cuanto más arriba quedemos en la tabla mejor", indicó el técnico madrileño, que también tuvo palabras de elogio para Freddy Kanouté, el protagonista del partido. "Estamos hablando de una figura que trasciende mucho más allá del fútbol, ha sido un orgullo entrenarle y un jugador de gran calado personal. Es más bien un embajador del fútbol. No es un jugador más".

Con respecto al partido, explicó que el cambio de actitud se debe a que era un choque de "máxima tensión y eso se mascaba entre los jugadores y en el ambiente. El equipo ha seguido pese a los problemas, y eso quiere decir que la actitud de los jugadores casi siempre ha sido buena, al menos en los dieciséis partidos que yo he dirigido".

enfadado. Lo que no le ha sentado nada bien a Míchel son los rumores sobre su continuidad, y reconoció incluso estar enfadado con ciertas cosas que considera una falta de respeto. "Estoy satisfecho con mi trabajo y lo que venga vendrá. Habrá intereses y habrá quien hablará del asunto y llegará incluso a la falta de respeto", concretó el madrileño.

Ahondando en el asunto, el entrenador del Sevilla comentó que "me molesta la falta de respeto, no sé si la gente sabe qué trabajo hacemos los entrenadores. Hay quien habla y opina y ni siquiera va a los entrenamientos y no entiendo esa falta de respeto con los jugadores, los entrenadores y el club. Estoy enfadado con los intereses que se mueven y que parezca que aquí ninguno servimos para nada", dijo.

Lo que sí quiso aclarar, como ha hecho otras veces, es que entiende la actitud de la afición con el equipo. "Claro que entiendo el enfado de la gente. El año ha sido malo y si no hubiese sido malo seguramente no estaría yo aquí", recordó el técnico.

  • 1