lunes, 12 noviembre 2018
22:45
, última actualización
Deportes

Míchel no quiere ser mediocre

El técnico del Sevilla dice no conformarse con acabar quinto la Liga e insiste en pedir a José Antonio Reyes, al que no ve fino en el aspecto físico, mucho más pese a su buen partido en Granada.

el 27 mar 2012 / 21:28 h.

TAGS:

Las dos victorias consecutivas, ambas a domicilio, han proporcionado al Sevilla FC unos días de tranquilidad bañados con cierto optimismo respecto a las posibilidades del equipo de cumplir con el objetivo de ganar plaza europea. La nube de escepticismo, empero, no ha levantado aún del Pizjuán dada la manifiesta irregularidad que ha demostrado el equipo a lo largo de la temporada.

Por ello, el partido del Lunes Santo tiene una importancia especial para empezar a vislumbrar por fin un punto de inflexión tangible que lleve a pensar que la remontada, a nueve partidos para el final, es posible. Míchel dio dos días de descanso tras el buen partido en el Nuevo Los Cármenes, y no volverá al trabajo con los suyos hasta mañana.

Ayer fue una jornada en la que el técnico atendió a los medios de comunicación para desgranar distintas claves de este Sevilla, y como siempre, desveló aspectos muy interesantes. Primero, mantuvo fortificada la premisa de exigencia que emana del propio club. El objetivo, por complicado que esté, sigue siendo perseguir hasta el final la cuarta plaza. "¿Por qué me tengo que conformar con acabar quinto? Quedan 27 puntos y pueden pasar muchas cosas, no quiero renunciar a nada y ya veremos hasta dónde llegamos. Si me marco una meta quieras o no se la voy a transmitir a los jugadores con mis palabras y nos conformaremos. Ya hemos sido bastante conformistas durante la temporada" criticó el entrenador madrileño, quien consideró que "conformarse es de mediocres. Queremos tener la ambición que ha faltado durante el año".

Dejó alguna pincelada para esclarecer por qué el plantel no ha dado hasta el momento la talla, según su experiencia en estos meses. "Este club ha ganado mucho en los diez últimos años, ha estado siempre arriba, es un club grande, con una gran importancia y que mantiene la exigencia. Eso nos hace a todos estar despiertos pero también aprieta a los jugadores y de alguna manera los convierte en sufridores. Y debemos tratar de estar a gusto dentro de esa tensión".

Habló también de José Antonio Reyes justo cuando el utrerano jugó a un buen nivel ante el Granada, con asistencia perfecta a Negredo en el primer gol y otro pase que, con anterioridad, también permitió al delantero madrileño rozar por muy poco el tanto. No dudó en exigirle mucho más porque le ve lejos de lo que puede dar. "Es un jugador diferente, tremendamente importante como lo ha sido ante el Granada. Nosotros no castigamos a nadie, queremos que los jugadores sean útiles estando a gusto. En el momento en que se dé cuenta de lo que representa para el Sevilla tiene mucho margen por delante, porque vivimos de él, dependemos de él. Lo va entendiendo poco a poco pero también debe ponerse mejor físicamente, porque con la calidad que tiene y fino físicamente nos dará mucho".

En los micrófonos de la Cadena Ser, Míchel habló, en tono distendido, acerca de la famosa cláusula de renovación automática de su contrato, más allá de lo que pueda decidir el club al final de temporada. No estaba claro si la clasificación para la Europa League era suficiente. "Parece ser que el contrato dice que renuevo consiguiendo la cuarta plaza. El presidente lo escribió y yo lo acepté, no me preocupé por ver qué ponía el contrato, ni siquiera las cantidades porque lo que me preocupaba es aprovechar la oportunidad que me ha dado el Sevilla, y sigo confiando en que el resultado a va ser bueno al final".

"Para mí es un acicate. Por plantilla, presupuesto e idea del club debemos estar mucho más cerca de los puestos de Europa que ahora. No pienso ni en el contrato ni en la clasificación sólo en el partido siguiente y que los jugadores estén cada vez mejor. Luego ya veremos qué pasa y Del Nido dirá".

  • 1