miércoles, 14 noviembre 2018
22:10
, última actualización
Deportes

Míchel: "Si no hemos aprendido la lección de Gijón, es que no tenemos mucho interés"

El técnico del Sevilla espera que su equipo reaccione ante el Racing. Además, dice que "Reyes no puede estar esperando que el entrenador tire de él".

el 21 mar 2012 / 12:24 h.

Míchel considera que el partido de este jueves "no es tanto una final", aunque recuerda  que "quedan once jornadas y no tenemos demasiado margen de error". En este sentido, preguntado por su trayectoria hasta la fecha, dice que "lo que buscamos es que con las seis jornadas ya disputadas y las que quedan por delante consigamos nuestro objetivo". "No hay que mirar el calendario, sino en el partido que toca", sostiene. 

"Los equipos están arriba o abajo a final de temporada. Todo el mundo acaba encajándose al final y es ahí donde queremos estar arriba. En Santander buscamos un resultado que nos comprometa de cara al futuro. Si no hemos aprendido la lección de Gijón, es que no tenemos mucho interés en llegar a los exámenes finales", afirma.

La falta de regularidad es el gran problema y Míchel quiere acabar con ella cuanto antes. Según explica, no hay un problema de actitud: "Casi siempre vamos por detrás en el marcador y eso, para nosotros y para cualquier equipo de nuestra condición, complica las cosas. No es un problema de actitud, en mi opinión".

Muy clarito con Reyes. El utrerano sufrió un golpe este miércoles, aunque según Míchel no debe tener problemas para jugar. Con todo, las palabras del técnico sobre el futbolista han sido claras e interesantes. "Tiene experiencia, ha pasado por varios equipos y a sus 28 años no puede estar esperando que el entrenador tire de él. Reyes es algo más que un futbolista para este equipo. A mí no me van a buscar mil personas cuando ficho. Yo creo que él no se da la suficiente importancia, no se da cuenta del peso que tiene en este club... Pero no podemos esperar. Ya no podemos. El que espere, aunque el entrenador se equivoque en sus decisiones, se queda rezagado", afirma.

No hay créditos que valgan. Míchel entiende que la gente esté descontenta con el equipo, sobre todo porque él mismo sabe que urge mejorar. Por ello, recuerda a sus jugadores que el crédito hay que ganárselo día a día. "Hay cosas que no me han gustado del equipo y tenemos que cambiarlas. El que esté mejor será el que juegue. Yo soy un recién llegado y no conozco a nadie. No estamos para atender créditos. Los créditos son de temporadas anteriores y hay que ganárselos días a día. Yo pondré a los que mejor vea. El crédito hay que ganárselo día a día", indica. Un toque de atención, sin duda.

También ha hablado de los horarios y no ha dudado en reconocer que la decisión de jugar el Lunes Santo es desafortunada. "Se podía haber tenido un poquito de tacto. El fútbol, al final, es un reflejo social y podrían haber tenido tacto, es indudable. Estamos jugando todos los lunes y ahora tenemos por delante tres más. Jugamos en casa ante el Mallorca en el peor día. Pero también el Athletic tiene que jugar un partido sin tiempo respecto al anterior".

Preguntado por el duelo contra el Racing y el reencuentro con su hijo Adrián, comenta sonriente: "Preguntadle a él quién quiero que gane". Y es que Míchel deja claro que ante todo cada uno defiende sus intereses. "No le miro con otros ojos", apunta. 

 

 

 

  • 1