Cultura

MICKEY ROURKE

El actor estadounidense Mickey Rourke visitó la histórica prisión Butyrka de Moscú para preparar su próximo papel de "malo", el púgil ruso Iván, en la segunda parte del "Ironman". "Pensaba que todo sería mucho peor, pero no he visto las cosas horribles que se cuentan de vosotros. La principal diferencia con las cárceles de EEUU es que aquí hay mucho silencio", dijo Rourke a la prensa, según la agencia Itar-Tass. Agregó que las condiciones en Butyrka...

el 15 sep 2009 / 23:56 h.

El actor estadounidense Mickey Rourke visitó la histórica prisión Butyrka de Moscú para preparar su próximo papel de "malo", el púgil ruso Iván, en la segunda parte del "Ironman".

"Pensaba que todo sería mucho peor, pero no he visto las cosas horribles que se cuentan de vosotros. La principal diferencia con las cárceles de EEUU es que aquí hay mucho silencio", dijo Rourke a la prensa, según la agencia Itar-Tass.

Agregó que las condiciones en Butyrka, que actualmente sirve de cárcel preventiva, son "muy distintas" a las de los centros penitenciarios estadounidenses, pero "bastante buenas".

Rourke permaneció durante tres horas en la prisión, donde visitó una celda y se sentó en la cama, recorrió la capilla y el museo del penal y probó el pan de la panadería local a cambio de su autógrafo para los reos que allí trabajaban.

El Servicio Penitenciario ruso informó de que el actor, quien se encuentra en Moscú desde el lunes para promocionar su película "The Wrestler", había pedido "visitar una prisión para conocer el ambiente y prepararse para su próximo papel de duro".

Rourke afirmó la víspera que en Moscú está muy a gusto, porque tiene "vodka y mujeres", y anunció sus planes de visitar una prisión rusa.

"Ya he estado en una cárcel estadounidense, ahora quiero visitar una rusa, quiero estudiar a los personajes, hablar con ellos, para hacer una buena interpretación", subrayó.

Butyrka, construida en 1771 como un palacio para la emperatriz Catalina II, posteriormente fue convertida en prisión y contó entre sus reos con algunos personajes famosos, como el cosaco Yemelian Pugachov, que dirigió la sublevación de 1773-1775, o el disidente soviético y Premio Nobel de Literatura Alexandr Solzhenitsin.

Entre otros visitantes ilustres, el siglo pasado estuvieron en Butyrka el mago estadounidense Harry Hudini, quien en pocos segundos consiguió liberarse de las cadenas y salir de una caja metálica para reos agresivos, y el escritor ruso León Tolstói, que quería conocer la vida de los presos para su novela "Resurrección".

El ex presidente soviético Mijaíl Gorbachov propuso el año pasado convertir esa histórica prisión moscovita en un museo en memoria de las víctimas de la represión estalinista, pero su iniciativa no prosperó.

  • 1