Cultura

Miguel Ángel Perera arrasa con cuatro orejas en Santander

El extremeño Miguel Ángel Perera suma y sigue. Ayer jueves en Santander cortó cuatro orejas después de cuajar una tarde completa y con pasajes de gran toreo, sobre todo en el sexto al que crujió por ambos pitones.

el 15 sep 2009 / 08:38 h.

El extremeño Miguel Ángel Perera suma y sigue. Ayer jueves en Santander cortó cuatro orejas después de cuajar una tarde completa y con pasajes de gran toreo, sobre todo en el sexto al que crujió por ambos pitones, según informa la web Burladero.es.

Este sexto, como toda la corrida, no se dejó torear de capote. Perera comenzó la faena de muleta en los medios, con péndulos, para acontinuación darle sitio al toro en una faena a más, que ganó cuando el toro se asentó y al que cujió Perera en dos series por el derecho y dos por el izquierdo. Llevándolo muy largo y barriendo la arena con la muleta. Terminó con manoletinas y dejó una estocada arriba que le valieron las dos orejas.

El tercero, jabonero, bajo y de perfectas hechuras, sacó buena condición aunque duró muy poco. Con el capote no salieron limpios los lances a pies juntos pero en la faena muleta subió el tono. Comenzó con pases por alto, muy quietos, y prosiguió Perera con series de mucho mando, quedándose muy quieto, dandole sitio al toro y exigiéndole mucho en los embroques, bajando la mano y cuajando muletazos profundos y buenos.

Trató de darle pausas pero el toro progresivamente se venía abajo. Cerró con dos circulares que rubricaron una buena faena sin poder ser rotunda ni redonda por la poca duración del animal pero la mejor de la Feria de Santiago hasta el momento. La espada se fue algo caída, pese a lo que cayeron las dos orejas.

El Fundi buscó soluciones para el primero, un toro complicado que desarrolló sentido. Muy firme el fuenlabreño, tapándole mucho y aprovechando el viaje del toro, terminó por encima de su oponente.

Con el cuarto, muy deslucido, se partió el pitón momentos antes de coger El Fundi la muleta y no tuvo un pase. Se justificó El Fundi con él en una tarde sin opción para el torero madrileño.

El Juli sorteó un segundo muy descastado. Por encima también Julián, ganándole el paso al toro y aprovechando las pocas embestidas con la plaza a la contra y habiendo de aguantar algún grito a destiempo.

El quinto fue un toro muy manso, con algo de genio además y poca clase. El Juli apostó con el toro y consiguió tres series muy importantes, una por el izquierdo y dos por el derecho, de tragar mucho al toro y demostrar gran capacidad.

  • 1