Local

Miguel Carcaño sigue sin decir dónde está el cadáver de Marta

Carcaño no levantó la cabeza ni para mirar al Cuco. La única que sí declaró fue la novia de su hermano.

el 25 ene 2011 / 13:42 h.

TAGS:

Para desesperación de la familia de Marta del Castillo, la comparecencia de Miguel Carcaño ayer en los juzgados no sirvió de nada, ya que no reveló ningún dato del paradero de su cuerpo. Y eso que su abogada, Paloma Pérez, se lo había recomendado. El asesino confeso de la joven entró en el edificio donde se celebra el juicio al menor en un furgón, guardó silencio en la sala y se marchó a la prisión de Morón. Ni siquiera levantó la cabeza cuando leyeron sus declaraciones, ni para ver el vídeo de la reconstrucción de los hechos. No fue ni capaz de mirar al Cuco.

Fue la tónica de la jornada, pues todos los adultos implicados en el crimen, que ayer estaban citados como testigos, se acogieron a su derecho a no declarar. Sólo Javier Delgado, el hermano de Miguel, dijo al principio que se ratificaba en "todas sus declaraciones policiales y judiciales", en las que siempre ha dicho que es inocente.

Luego dijo que "no contestaría ninguna pregunta, sino que lo haría en un juicio con todas las garantías y en presencia de su abogado", según explicaron fuentes del caso. El abogado de Javier, José Manuel Carrión, añadió a los periodistas que no quiso contestar a las preguntas porque considera una "indefensión absoluta" que un imputado por los mismos hechos tenga que declarar como testigo. Quien tampoco declaró fue Samuel Benítez, ya que también considera que en este proceso no cuentan con todas las "garantías legales". Así, los tres se acogieron al derecho a guardar silencio, a lo que la Fiscalía mostró su rechazo con una queja ante el juez, ya que considera que sólo se podrían haber negado a contestar las preguntas que les perjudicasen.

La única que decidió testificar fue la novia del hermano de Miguel, María García, que volvió a insistir en que la noche del 24 al 25 de enero de 2009 no vio nada ni oyó nada cuando llegó al piso de León XIII sobre la medianoche. María aseguró que en ningún momento vio la silla de ruedas con la que Miguel dijo que se deshicieron del cuerpo. Un vecino también asegura que aquella noche vio al joven manejando la silla en el bloque sobre la 1.15 horas de la madrugada del 25 de enero.

La jornada de ayer se cerró con la declaración de la inspectora jefe que llevó la investigación del caso. Su declaración fue "muy clarificadora" para la abogada de la familia, Inmaculada Torres, quien dijo que ha quedado claro que existen "huecos horarios en los que no hay forma de localizar al menor", ya que durante más de tres horas no tiene coartada. Del mismo modo, también dijo que han quedado patentes "las contradicciones", pues las pruebas no "concuerdan con lo que él dice".

  • 1