miércoles, 20 febrero 2019
19:56
, última actualización
Cultura

Miguel Ortega presenta su primer trabajo discográfico

El cantaor palaciego Miguel Pérez Ortega presentó ayer su primer trabajo discográfico, 'Una mirada atrás', producido y totalmente financiado por él mismo.

el 20 may 2010 / 19:16 h.

El cantaor palaciego Miguel Pérez Ortega presentó ayer al mediodía, en Cajasol de Sevilla, su primer trabajo discográfico, Una mirada atrás, producido y totalmente financiado por él mismo, como viene siendo la norma desde que las casas discográficas llenaron sus arcas y, ante la crisis del sector, decidieron dejar de apostar por la música más importante de nuestro país.

Con 34 años de edad y una carrera larga y jalonada por muchos éxitos en concursos y cantando para bailar, el joven cantaor considera que "ha llegado el momento de echarme para adelante, aunque ahora mismo no podría plantearme dejar de cantar para bailar", dijo el artista.

Se lo rifan los mejores artistas del baile y entiende que es un trabajo importante, "con el que puedo vivir de esto y aprender al lado de grandes artistas como María Pagés, Javier Barón, Isabel Bayón o El Mistela, entre otros".

En su primer disco ha querido echar la vista atrás y rendir homenaje a los grandes maestros. "Intenté hace unos años sacar un disco comercial pero no pude y lo dejé parado. Me encuentro mejor cantando cosas clásicas, aunque a mi aire", dijo ayer. "Está todo inventado, y a los aficionados de siempre les gusta lo más flamenco", apostilló.

Miguelito Ortega fue una especie de niño prodigio al que sacó el entrañable palaciego Paco Cabrera de la Aurora. Cantaba en las peñas vestido de flamenco y formaba unos líos increíbles en los pueblos de Sevilla.

Cuando parecía que, como suele ocurrir con los niños prodigios, se iba a quedar en eso -porque tuvo problemas de voz al dejar de ser un niño-, empezó a cantar para bailar en 1993 y hoy es de los punteros en esta faceta. Pero con este disco espera demostrar que puede intentarlo en serio y cantar en solitario.

"No es fácil; pero todos los que cantamos para bailar queremos ir en solitario, a pesar de que un buen cantaor para bailar está hoy muy bien considerado", aseguró.

Para su primer disco se ha puesto en manos de un reconocido letrista, José Luis Rodríguez Ojeda, el poeta de Carmona; de dos buenos guitarristas, Javier Patino y Manuel Herrera; del violinista Alexis Lefevre, y del percusionista Pakito González.

No es un disco sobrecargado de arreglos musicales ni de malabares técnicos; es una obra apoyada en el legado de los clásicos, con palos tradicionales como la malagueña-granaína, alegrías y cantiñas, soleares de muy variada escuela, malagueñas del célebre Canario de Álora -acompañada sólo por el violín-, tangos, fandangos de Huelva al estilo de Toronjo y Calañas, seguiriyas de muy distintas procedencias, y bulerías festeras.

Como carta de presentación no está mal este trabajo creado por un cantaor que tiene una estupenda voz y que, a diferencia de los de su edad, sabe lo que canta. Se le nota que no tiene el cante sólo como un medio de vida; que además de eso, se preocupa de estudiar y de prepararse.

Es un auténtico profesional y ha decidido apostar por su carrera con este disco en unos tiempos nada favorables para vender.

  • 1