Local

Miguel sólo se mostró inquieto tras confesar la violación a Marta

La psicóloga de la prisión y el preso de confianza de Carcaño le dan veracidad al intento de suicidio.

el 09 nov 2011 / 12:01 h.

TAGS:

El preso designado para acompañar a Miguel en la cárcel explica cómo se lo encontró colgado

"Desde el primer momento Miguel estuvo bastante tranquilo y calmado". Éste era el estado emocional de Miguel Carcaño tras haber ingresado en prisión por la desaparición y muerte de Marta del Castillo y tras haberse confesado culpable, según la psicóloga que le atendió desde el primer momento en el centro penitenciario de Morón. "Únicamente se detectó una alteración de su estado cuando hubo el intento de suicidio" , un incidente que se produjo tras reconocer que él y el Cuco violaron a Marta y que la doctora calificó de "veraz".

Miguel intentó quitarse la vida el 26 de marzo de 2009, colgándose con el cordón de un chandal en los servicios de prisión. Nueve días después de que confesara la doble violación de Marta. La psicóloga que lo atendió dijo ayer en el juicio que unos días antes Miguel se mostró "intranquilo y algo preocupado", cuando hasta entonces "había estado tranquilo, mostrando autocontrol".

De hecho, cuando ingresó en el centro los especialistas decidieron aplicarle el programa para prevención de suicidios por protocolo, ya que se trataba "de la primera vez que entraba en prisión, la gravedad de los hechos, la repercusión social de los mismos y el rechazo social, no porque presentara sintomatología depresiva". Por eso, para la acusación particular este hecho es un elemento más que refuerza la veracidad de dicha versión, aunque la psicóloga, a preguntas del letrado de María García, tuvo que reconocer que también pudo deberse "al tener en la conciencia el haber imputado un delito muy grave una persona que no lo había cometido".

Ayer, en la undécima jornada del juicio a los cuatro adultos, también declaró el preso que acompañaba a Miguel para evitar que se suicidase, quien también consideró el incidente como veraz. Según explicó, Carcaño le dijo que iba al servicio "a hacer de cuerpo" cuando se dirigían al comedor. Fue un funcionario el que se percató de que el joven tardaba mucho. Cuando abrieron la puerta "estaba colgado por una cuerda y le ayudé al funcionario que la cortó de arriba".

Sin embargo, según explicó, "los pies le tocaban el suelo, porque se había dejado caer, pero daba en el suelo", pese a lo cual "Miguel tenía el cuello rojo". Tras descolgarlos lo llevaron a la enfermería y después a su celda, donde localizaron una carta en la que Carcaño aseguraba que "había contado la verdad". El preso también aclaró que el joven nunca le dijo "que estuviera agobiado, pero no sé porque siempre estaba diciendo cosas y engañando" dijo, tras lo que se marchó sosteniendo la mirada a Miguel mientras los policías le esposaban para regresar a la cárcel.

20 minutos. Por otro lado, el conductor que la noche del crimen cubría la línea entre Montequinto y Sevilla dijo ayer que no recuerda si Samuel Benítez cogió de madrugada el autobús, como él dice. "En esa época cogían el autobús muchos chavales a esa hora y todos del mismo estilo", afirmó. El hombre dijo que creía que en esa fecha los autobuses salían de Montequinto "a las y 20" y que él era el único que cubría a esa hora ese trayecto. Además, después de que le mostraran el listado de ventas de tickets de esa noche, señaló que en el autobús de las 2.30 horas -el que Samuel dijo que cogió-, sólo viajaban seis personas. En cuanto al tiempo del trayecto, el conductor dijo que de unos "30 o 40 minutos", aunque un sábado de madrugada se hace "en 20 o 25 minutos".

Por último, ayer declararon otros tres compañeros de clase del Cuco, que la noche del crimen estuvieron de botellona con él. Uno de ellos, es una chica que estuvo con el que fuera menor por la tarde, señalando que portaba "unos vaqueros". A la segunda botellona, en cambio, llegó con un pantalón de camuflaje, según los testigos que declararon el martes. Ayer, otra chica corroboró que el Cuco se fue "pasadas las once y algo" y que fue las "única vez" que hizo botellona con ellos.

La persiana averiada de la familia de Camas

Después de que la semana pasada declarase en la vista la menor con la que Miguel Carcaño convivía en Camas cuando ocurrieron los hechos y la madre de ésta, ayer fue el turno del padrastro, del hermano y de la cuñada de Rocío.

Las preguntas de las partes se centraron especialmente en si es posible que Carcaño abandonara la vivienda de Camas por la noche, saliendo por la ventana y sin que fuera escuchado por ninguno de los miembros de la numerosa familia, tal y como afirmó Rocío en su declaración. Así, a los tres les preguntaron por el estado de la persiana, que estaba averiada, coincidiendo en que "estaba sujeta con unos palos" a los lados porque la cuerda estaba rota. La pregunta entonces era, si una persona podía caber por el hueco que quedaba abierto, a lo que el padrastro de Rocío, Juan Manzorro, contestó con un "sí" y "sin necesidad de que nadie empujara". Precisamente, fue a través de él como conoció Miguel a esta familia. "Trabajábamos juntos y un día estaba lloviendo y le dije que se viniera a comer y así empezó la relación", aseguró. "¿Lo acogieron por lástima?", preguntó el abogado de la familia de Marta. "Sí", respondió.

La noche del crimen prácticamente toda la familia volvió "sobre las 24.30 horas" y todos coincidieron en que vieron a Miguel en el salón, que se marchó al cuarto tras saludarlos. Ninguno escuchó ruido por la noche, más allá de las "melodías" del móvil de Miguel, pese que como reconoció la cuñada de Rocío "la calle es muy tranquila".

Sobre la decisión de echar a Miguel Carcaño de la casa tras los hechos, Juan explicó que fue porque estaban "muy presionados" con lo que se estaba contando en los medios de Miguel. Le preguntaba por lo que decían de él en la tele y sólo encogía los hombros, no decía nada. Nada". Asimismo, el padrastro de la menor dijo que ella le contó "que había tenido una llamada amenazándola", aunque no lo denunciaron. Él explicó que vio como en una ocasión Rocío "tiró el móvil al suelo" porque "Miguel la llamó y la insultó. Cuando colgó nos dijo que era él".

 


  • 1