Local

Miki Leal

Miki Leal vuelve a exponer en Sevilla, cinco años después de haberlo hecho por última vez en la desaparecida Cavecanem. En esta ocasión se presenta "con el viento de cara" en la Galería...

el 15 sep 2009 / 01:46 h.

Miki Leal vuelve a exponer en Sevilla, cinco años después de haberlo hecho por última vez en la desaparecida Cavecanem. En esta ocasión se presenta "con el viento de cara" en la Galería Rafael Ortiz, donde nos ofrece una interesante muestra de sus trabajos más recientes.

A pesar de su juventud -nació en 1974-, se puede hablar de varias etapas en la obra de Miki, desde aquellos dibujos a bolígrafo BIC en los que aparecían osos haciendo cortes de mangas, tigres con boca de conejo o mujeres-reptiles haciendo esquí acuático, pasando por las pinturas de la cultura pop, con su profusión de referentes estéticos -corbatas, gafas de sol, camisas, jerseys?- hasta llegar a estas últimas piezas, más sobrias y místicas, en las que se advierte mejor el que en nuestra opinión es el tema esencial de su obra: el misterio.

Para el artista es más importante lo que no se dice que lo que se dice. La primera vez que uno contempla una pintura suya parece todo muy sencillo; el lenguaje formal resulta accesible: los elementos figurativos se distinguen claramente y el uso de los colores contribuye a facilitar la percepción del espectador. Una primera impresión nos podría llevar a pensar que nos hallamos ante algo superficial, epidérmico, insustancial. Pero eso es engañoso.

Una vez visto lo que el artista nos muestra, caemos en la cuenta que hay algo que no sabemos pero que, en realidad, es la clave de todo lo que ocurre. Y el sentido de esa clave queda fuera de nuestro alcance, constituye un misterio, da igual que esté presente en el propio papel -como en Las Negras- o no, bien sea porque se trate de algo que ha sucedido ya en el tiempo -Summer vacation- o porque quede espacialmente fuera de plano, oculto a los ojos del espectador -como en la excepcional Viento de cara, pieza que da título a la muestra-.

Miki Leal, que acaba de exponer hace poco en Millán y en breve lo hará en Berlín, es la figura más destacada de una joven y talentosa generación de pintores sevillanos, a la que pertenecen también Rubén Guerrero y José Miguel Pereñíguez.

  • 1