jueves, 13 diciembre 2018
23:52
, última actualización
Deportes

Mil asuntos y una 'vendetta'

La salida de Fazio destroza los planes del Sevilla, que se enfrenta hoy en la Liga ante un Valencia con ganas de revancha y un lavado de cara que le hace más peligroso.

el 23 ago 2014 / 09:45 h.

Emery entreno_opt Unai Emery durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. Fuente: EFE.

Un golpe en la mandíbula antes de que suene la campana. Así comienza el Sevilla el combate de esta noche ante el Valencia que le servirá de pistoletazo de salida para la temporada. Ese inesperado golpe tiene nombre propio: Federico Fazio. El terremoto que ha causado el argentino con su marcha a Londres para jugar en el Tottenham ha sentado horrible en el club nervionense a escasas horas de que la Liga levante el telón en el Sánchez-Pizjuán. Otro pilar del Sevilla campeón que dice adiós a poco de un partido. Otra pieza de la columna vertebral que le quitan a Unai Emery, que ya dijó adiós a Ivan Rakitic, a Alberto Moreno y Stephane Mbia, aunque a éste no lo echará de menos.

Esta vez al club le ha cogido todo por sorpresa. La decisión de Fazio, capitán del barco sevillista, ha mosqueado a la afición, ha puesto en aprietos a José Castro y a Monchi y tiene de los nervios a Unai. La sacudida ha sido importante y ha permitido que el Valencia se acerque a Nervión de forma sigilosa, susurrando una venganza que lleva rumiando desde el 1 de mayo. Es un nuevo Valencia, patrocinado por Peter Lim, dirigido por Nuno Espirito Santo y con varias caras nuevas en el césped. Pero las ganas al Sevilla siguen siendo las mismas.

Por eso la cita de hoy está envenenada para el conjunto de Emery, despistado entre mil asuntos que rodean al club nervionense: la espantá de Fazio, la dificultad de encontrar un recambio de nivel para el argentino, las muchas salidas que no se concretan, la exigencia de fichajes ilusionantes por parte de la afición, la enésima recaída de Kevin Gameiro en su rodilla, el estado no óptimo de Carlos Bacca, etc…

Díficil concentrar la atención en el enemigo que se acerca en silencio. Emery lo ha intentado, hoy veremos si lo ha conseguido. Tras el terremoto, el movimiento en la zaga, a corto plazo, parece claro: Carriço junto a Pareja, éste con la espalda renqueante, por si faltaban problemas. Mirando a toda la temporada, habrá que esperar la reacción de Monchi, siempre con ases en la manga para este tipo de episodios.

Las dudas de Unai residen en otras demarcaciones. Ha dudado si utilizar desde el inicio a Éver Banega o tirar de Iborra, al que mantiene en un segundo plano de forma extraña. El argentino reúne todos los ingredientes para tener protagonismo en el partido de hoy. Llega su exequipo, del que no ha salido de la mejor forma, y comienza en blanco un nuevo libro donde sólo quiere escribir a base de talento futbolístico y hambre de gloria, dejando para mejor vida los episodios estrafalarios que le han acompañado desde su aterrizaje en España. Unai sembró ayer dudas sobre su estado físico. Veremos, pues no parece el mejor día para que el Sevilla evidencie falta de fútbol en la medular. Dudas también existen en la banda derecha, donde Deulofeu puede quitarle el puesto a Aleix Vidal. No lo hará si el técnico vasco tira de códigos y ofrece al ex del Almería la titularidad ganada durante toda la pretemporada.

Los de Nuno llegan a Sevilla con la ventaja de la incógnita. Está tapado el conjunto che, al menos hasta que pasen varias semanas de competición oficial. Pocos saben realmente hacia dónde va a tirar este Valencia que se ha deshecho de Guaita, Vargas, el ya sevillista Banega, Fede Cartabria, Mathieu, Bernat, Míchel, Romeu, Senderos, Ricardo Costa o Keita, además de Postiga y Jonas, y que tiene sus esperanzas depositadas en Otamendi, Gomes, Guardado, Carles Gil (pretendido por Monchi), Zuculini o Rodrigo, otro ávido de venganza tras su penalti fallado en Turín ante Beto. Además, mantiene a su cerebro intacto: Parejo, que hoy volverá a llevar la manija valencianista en Nervión.

En definitiva, del partido de hoy puede resultar, más que nunca, cualquier cosa. Servirá como primera evaluación real de este novedoso proyecto che. Al igual que nos permitirá medir en qué situación mental está este Sevilla que fue a Cardiff demasiado verde, que tiene a varias piezas clave que levantaron la Europa League tocadas o directamente en otros equipos, y que ha recibido un directo a la mandíbula antes siquiera de abrir los ojos.

  • 1