miércoles, 23 enero 2019
10:39
, última actualización
Local

Mil sí quieros ante el juez

Las bodas religiosas siguen siendo la más habituales en Sevilla capital, una tendencia que se invierte en la provincia, donde los matrimonios civiles superan ya casi en un millar a las parejas que optan por recibir este sacramento

el 01 oct 2014 / 12:00 h.

TAGS:

Un grupo de motoristas sigue a una pareja de recién casados que saludan desde un coche de caballos. / Gregorio Barrera Un grupo de motoristas sigue a una pareja de recién casados que saludan desde un coche de caballos. / gregorio barrera Ante un juez o ante un cura. ¿Boda civil o religiosa? Pues los sevillanos siguen optando por casarse por la Iglesia, como se suele decir, o al menos eso es lo que reflejan los datos del Registro Civil de Sevilla, en el que, aunque con poca diferencia, siguen contabilizándose más matrimonios católicos que civiles. Pero si miramos al conjunto de la provincia la tendencia se invierte con un millar más de enlaces civiles. En Sevilla, fueron más de mil parejas las que decidieron darse el sí quiero ante un juez el año pasado. Esta es la tendencia actual que nos aportan las estadísticas sobre el matrimonio, que no pasa por su mejor momento, pues los años de crisis han hecho que los enlaces hayan descendido notablemente. ¿Afectará también el nuevo Directorio de la Iglesia en Sevilla que obliga a estar confirmado para tomar este sacramento? En el Registro Civil creen que no, que seguirán recibiendo el mismo número de solicitudes que hasta ahora, algo más de mil peticiones, según los datos de 2013. En concreto, el año pasado recibieron 1.059, de las 764 se celebraron en la sala de bodas del Registro Civil y 289 en el Ayuntamiento. Por lo religioso fueron 1.355. En total, 2.414, nada que ver con los 3.397 matrimonios contraídos en 2007. «Todas estas parejas tuvieron que pasar ante mí y superar una entrevista», explica el magistrado del Registro, Eugenio Pradilla. Y así es. La Iglesia va a ser ahora más exigente con los contrayentes, «algo que es coherente si se opta por un matrimonio religioso» dice Pradilla, pero por la vía civil, el proceso ya lo era. El primer paso que tienen que dar las parejas es solicitar la tramitación del expediente, tras lo que se les da una cita para entrevistarse con el juez. Una vez superado este trámite y con toda la documentación recabada (dependerá de las circunstancias de la pareja, por ejemplo si uno de los contrayentes es extranjero) se citará a la pareja para la boda en la sala del Registro, si optan por esta vía. Si no, pueden celebrar la ceremonia en el Ayuntamiento. En cambio, las parejas que optan por el matrimonio religioso, solo tienen que presentar en el Registro Civil la certificación eclesiástica, que habrá sido expedida tras cumplir con todos los requisitos para acordar la capacidad matrimonial. En estos casos, también las parejas deben pasar una entrevista con el párroco y realizar los cursillos matrimoniales. «Es menos exigente, pero el compromiso es mayor por lo que supone», señala el juez. De hecho, Pradilla recuerda como hay parejas que, incluso, al día siguiente de entregar todos los papeles «han venido pidiendo que los retiráramos». Es más, se encuentran con muchos casos de parejas que solicitan iniciar los trámites, pero «luego no acuden a la entrevista», dice el magistrado. En cuanto a los tiempos, Pradilla asegura que depende de cada caso y en el momento en que se solicita el matrimonio. «Hay parejas que tardan ocho meses en casarse y otras cuatro, porque cada uno tiene su casuística», pues no es lo mismo el trámite a realizar cuando uno de ellos es extranjero o si está divorciado o si ambos son solteros. «No podemos dar una fecha exacta», afirma. Además, también hay que tener en cuenta la fecha, pues siempre hay meses que son clásicos de bodas, al ser los preferidos por los contrayentes por la climatología. Las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) no engañan: septiembre es el mes por excelencia del matrimonio con 342 celebradas en toda la provincia, seguido de junio (382) y octubre (305). En cambio, enero (74) y diciembre (101) son en los que menos enlaces se registran. Hablando de la provincia, si la tendencia en la capital es el matrimonio religioso, en los municipios las parejas optan por lo civil. Según los datos del INE, en toda la provincia hubo el año pasado 6.721 enlaces, de los que 2.934 fueron mediante celebración religiosa y 3.746 por la vía civil. Hubo además 16 bodas por otros ritos.

  • 1