Local

Milagros que tienen truco

Hay productos que se publicitan con determinadas propiedades que no poseen.

el 08 may 2010 / 20:25 h.

TAGS:

Algunos productos se anuncian con propiedades que no tienen.

Los medios de comunicación, internet, los amigos, los vecinos... A diario nos bombardean con los supuestos beneficios de algunos productos que se venden como cuasi milagrosos porque ayudan a reducir el colesterol, quitan los dolores, son buenos para el corazón, previenen enfermedades óseas, son ideales para crecer o entrenan el cerebro.

Pero estas bondades no siempre son ciertas. De lanzar estas advertencias están más que acostumbradas las asociaciones de consumidores, que dan un aviso: "No hay que creerse todo lo que dice la publicidad". Por ello insisten en que hay que tener mucho cuidado con lo que se consume.

Uno de los últimos requerimientos que se presentaron ante Sanidad partió de Facua, que denunció las pulseras Power Balance -también lo ha hecho contra las Equilibrium e Ion Balance- por basar su publicidad en sus supuestos efectos beneficiosos que, a entender de Facua, son inciertos. Los responsables de Power Balance aclararon, sin embargo, que nunca han recomendado su producto con fines sanitarios. Pero lo cierto es que muchas de las personas que lucen este tipo de pulseras dicen que lo hacen para sentirse mejor.

Además de estos artículos, que, no cabe duda, también se llevan porque están de moda, se encuentran ciertos alimentos que para que sean más atractivos se lanzan al mercado con unas campañas de marketing que se centran fundamentalmente en sus supuestos efectos beneficiosos para la salud.

La responsable de Salud de la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu), Paula Saiz de Bustamante, avisa de que hay que tener muchísimo cuidado con lo que se toma, "porque hay productos que son inofensivos, no hacen ni bien ni mal, pero otros pueden ser negativos".

Saiz de Bustamante entiende que con el Reglamento 1924/2006, relativo a las alegaciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos dentro la Unión Europea, se está ordenando la situación. Explica que determinadas marcas de chocolates ya no se pueden publicitar como alimentos que ayudan a crecer a los niños, porque esta alegación ha sido rechazada, "al igual que la de determinados productos lácteos que decían ser buenos para la salud bucal de los menores, las marcas de Omega 3 que se anunciaban como beneficiosas para el aprendizaje y la visión o la camelia sinesis que ayudaba a concentrarse, porque realmente no sirven para lo que dicen". Argumenta que con este reglamento un producto sobre el que se dice que tiene ciertas propiedades debe realizar una solicitud a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y un comité científico es el que valora si las declaraciones que se hacen sobre el alimento son ciertas, "antes, esto se hacía sin control, por lo que muchos productos vendían unas propiedades que no tenían".

Control severo. Saiz de Bustamante manifiesta que para superar esta criba hay que pasar una evaluación científica muy exigente y por ello hay productos como Activia y Actimel cuya publicidad ya no se basa en sus supuestos beneficios para la salud, ya que la empresa Danone ha retirado las dos solicitudes que había presentado ante la EFSA para la validación de sus productos prebióticos. Sin embargo, la EFSA sí ha admitido la alegación de los alimentos fitoesteroles y fitoestanoles, que ayudan a bajar el colesterol, "aunque se les exige cumplir una serie de requisitos entre los que se encuentran aclarar cuál es la dosis adecuada para obtener beneficios y el tiempo máximo durante el cual se pueden consumir, porque a la larga pueden tener riesgos secundarios", aclara la responsable de Salud de la Ceaccu.
A estos productos se unen los juegos de ordenador y de maquinitas. Ahora están muy de moda los anuncios con famosos ya maduritos entreteniéndose con juegos como el brain training, porque, según su publicidad, entrenan el cerebro. Pero no es del todo cierto, según se desprende de un estudio elaborado por la revista científica Nature en colaboración con la BBC británica, que tras analizar a personas que estuvieron seis semanas volcadas en estos juegos mentales, se descubrió que mejoraron algunas capacidades, pero estas habilidades no eran extrapolables a otras facetas como el razonamiento o la memoria.

  • 1