Local

Miles de funcionarios piden derogar la ley del sector público

Los sindicatos discrepantes, apoyados por el PP, reclaman la dimisión de Griñán y esperan que los tribunales tumben la reforma de la administración.

el 02 abr 2011 / 21:09 h.

TAGS:

Miles de funcionarios marchan por el centro de Córdoba.

Miles de funcionarios de la Junta de Andalucía (más de 10.000, según la organización; 7.500, según la Policía Local, y 3.800 al inicio de la protesta, estimó la Policía Nacional) se manifestaron ayer en Córdoba en la tercera gran marcha a nivel andaluz en seis meses contra la Ley de Reordenación del Sector Público, aprobada recientemente en el Parlamento. En la protesta se reclamó la dimisión del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, y la derogación de la norma que "equipara" a empleados de entes autónomos de la Administración con funcionarios de oposición.

La protesta, que se inició al mediodía en la avenida de Conde de Vallellano y terminó en el bulevar del Gran Capitán, a pocos metros de la Delegación de Gobierno, fue convocada por las plataformas de empleados públicos y sindicatos como CSI-F, USO, Ustea o Safja, y obtuvo el apoyo del PP (estuvo la práctica totalidad de concejales populares del Ayuntamiento de Córdoba, con el candidato a la Alcaldía, José Antonio Nieto, a la cabeza), el PA y UPyD, cuyos representantes se unieron a la protesta. En la lectura del duro manifiesto, realizada con voz quebrada por el portavoz de la plataforma sindical cordobesa, José María Herrera, se agradeció la participación de los compañeros de cada una de las provincias andaluzas (un incidente en la autovía de Andalucía hizo que muchos manifestantes de Cádiz y Huelva tuvieran que incorporarse a la protesta una vez iniciada) y se reiteró que la movilización seguirá adelante después de las tres manifestaciones celebradas a nivel andaluz y decenas a nivel provincial.

En su discurso, Herrera reivindicó una Administración cuyo único acceso sea la oposición y animó a luchar "contra la reordenación del sector público acometida por el Gobierno andaluz, cuyas únicas señas de identidad son la corrupción, el caciquismo, el enchufismo y la mediocridad de sus componentes" y contra una ley que prima "el favoritismo y el nepotismo al tiempo que pretende la eliminación de las ofertas públicas de empleo".
gran pitada. Respecto al desarrollo de la marcha, puede citarse la estruendosa pitada que los manifestantes dedicaron a CCOO y UGT -firmantes del acuerdo sobre la reforma con la Junta- cuando la protesta pasó frente a la sede de CCOO, en el bulevar del Gran Capitán. Ya en la lectura del manifiesto se dijo que en las próximas elecciones sindicales del 28 de abril "votar es más importante que nunca" para evitar que "UGT y CCOO, que son minoritarios entre los funcionarios", lideren la "futura negociación de las condiciones laborales de los funcionarios". Las intervenciones al final de la protesta, que comenzaron con críticas a parte de la prensa ("luego diréis que somos cinco o seis", se coreó) concluyó con un apoyo explícito a la candidatura de Córdoba como Capital Cultural Europea 2016, desmintiendo que los funcionarios movilizados estén en contra de esta iniciativa.

"Queremos capitalidad, pero sin Griñán", gritaron. Según la convocatoria, la protesta en Córdoba venía también a respaldar la intensa actividad de la plataforma de funcionarios, así como "a nuestra compañera Pilar", juzgada tras ser acusada "injustamente por la delegada de Gobernación de resistencia a la autoridad", al exhibir una camiseta naranja en un acto, dijo Herrera subiendo al escenario entre aplausos al escenario a la funcionaria absuelta.

  • 1