Local

Miles de ideas en venta

Hasta el más orgulloso paladín del mundo teatral acabaría desarmado tras una rápida visita al Mercado de las Artes Escénicas (Mercartes) instalado hasta el viernes en Fibes.

el 15 sep 2009 / 18:37 h.

TAGS:

Hasta el más orgulloso paladín del mundo teatral acabaría desarmado tras una rápida visita al Mercado de las Artes Escénicas (Mercartes) instalado hasta el viernes en Fibes. Piense en lo que se le ocurra y, probablemente, alguien ya se le habrá adelantado. Haría falta tener varias vidas para contemplar todas las propuestas escénicas que allí se venden e intercambian con la facilidad de quien juega a los cromos: "Tu te llevas nuestro Don Juan a Cataluña y nosotros ponemos en Andalucía Terra baixa", se podía pillar al vuelo entre los primeros corrillos.

Claro que, afortunadamente, los stands institucionales no han liquidado (aún) a las pequeñas aventuras. Frente al generoso despliegue cultural de las delegaciones culturales de Cataluña, Castilla y León o Murcia, un pequeño módulo (el más barato, 1.000 euros) es ocupado por Kunka!, que más allá del País Vasco no es decir mucho y, por eso mismo, lo intentan. Sexo gratis, "un espectáculo porno donde varios personajes cuentan sus fantasías y las representan" y Playas de secano, una obra que igual se representa en una piscina de pueblo que en un pantano. Y como ni el sexo ni la guasa entienden de euskera, ahí andan intentando convencer de que pagar 4.800 euros por verles es lo mejor que pueden hacer.

En otra orilla, la compañía sevillana Búho Teatro analizaba las posibilidades de encasquetar sus éxitos Los músicos de Brenes y Vida de un piojo llamado Matías en una cartelera cada vez más saturada de propuestas infantiles que compiten en... títulos cursis. Haciéndoles la competencia andaban en otras provincias Las historias de Serafín el pelusillo (sic), Gotitas chiquititas en la azotea y Corra kaos, ésta una epopeya sobre unas gallinas que, azotadas por una enfermedad en las plumas, salen a la calle en busca del Vademécum.

Excentricidades aparte, Mercartes da también para hacerse una idea de lo que hacen los números uno. Y no es que estén por allí dando vueltas José Coronado y Concha Velasco -a los famosos aquí sólo se les ve en carteles-, pero es fácil comprobar qué hacen unos y otros. Si el Tricicle aparece en fotos para vender su enésima humorada gestual, María Esteve desnuda sus encantos en una obra que transcurre en una cama y Aitana Sánchez-Gijón se empeña en seguir haciendo obras muy serias.

En la primera mañana del encuentro era difícil zafarse de no acumular decenas de pasquines, programas de mano, libritos promocionales y dvd's. Todo ello obsequio gentileza de cada responsable de expositor, encargados de no perder comba ante la posibilidad de hacer negocio. El ocio no conoce el significado de la palabra crisis.

En lo que va de año ya ha ido más gente al teatro de los que lo hicieron en 2007. ¿Alguna queja? La de José Luis Cortes, un maño vendedor de músicas que se sentía como un diminuto en un circo de gigantes. Sentado en una sillita del stand del Gobierno de Aragón, el buen hombre se afanaba en colocar, entre otros, al cantaor utrerano Tomás de Perrate. Si se anima, se puede regatear.

  • 1