Local

Miles de mauritanos salen a la calle en apoyo de los militares golpistas

Decenas de miles de manifestantes tomaron el jueves las principales calles de la capital mauritana y, al llegar ante el palacio presidencial, el Consejo de Estado resultante del golpe de Estado del miércoles les comunicó su compromiso de lograr una "democracia real".

el 15 sep 2009 / 09:30 h.

TAGS:

Decenas de miles de manifestantes tomaron el jueves las principales calles de la capital mauritana y, al llegar ante el palacio presidencial, el Consejo de Estado resultante del golpe de Estado del miércoles les comunicó su compromiso de lograr una "democracia real".

Una promesa democrática que choca con la actuación de las fuerzas mauritanas que dispersaron con gases lacrimógenos a un grupo de manifestantes a favor del presidente depuesto.

Los generales que perpetraron el golpe de Estado en Mauritania anunciaron ayer la celebración de elecciones presidenciales "lo más pronto posible", ante la incertidumbre creada por la acción golpista y las condenas recibidas por parte de la comunidad internacional. Anoche, además anunciaron que no disolverán el Parlamento ni el resto de instituciones constitucionales y administrativas mauritanas.

El Consejo de Estado presidido por el general Mohamed Uld Abdelaziz, jefe de la Guardia Presidencial, e integrado por otros diez altos cargos militares, aseguró, en un mensaje difundido por la televisión estatal, que los comicios, de los que no se facilitó una fecha, se efectuarán de manera "libre y transparente". Esas elecciones tendrán lugar en concertación con las instituciones, fuerzas políticas y la sociedad civil, con el objetivo de "relanzar el proceso democrático en el país y establecerlo sobre una base sólida y duradera", añadió.

En el comunicado, la Junta Militar anunció también oficialmente su decisión de "acabar definitivamente con el poder del presidente de la República investido en abril de 2007 y de tomar las disposiciones necesarias para garantizar la continuidad del Estado". Se trata de la primera vez que los militares hacen pública su voluntad de dar por concluida la jefatura de Sidi Mohamed Uld Cheij Abdalahi y los motivos que les llevaron al golpe de Estado, al tiempo que se comprometieron a "respetar los tratados, convenciones y compromisos suscritos por Mauritania".

Con su mensaje parecen querer tranquilizar a la comunidad internacional, que condenó el golpe y mostró su preocupación por la detención tanto del presidente como la del primer ministro; y al pueblo mauritano. Por ello los integrantes del Consejo de Estado, salieron ayer a la entrada del palacio presidencial para saludar a los manifestantes, que recorrieron las calles de Nuackchot para mostrarles su apoyo. Abdelaziz declaró que las fuerzas de seguridad se mantienen del lado de los ciudadanos en la solución de sus problemas. El presidente del Consejo agradeció el interés de la población en los asuntos del Estado.

El compromiso del líder golpista choca frontalmente con la actuación de las fuerzas de seguridad mauritanas que dispersaron con gases lacrimógenos a las decenas de personas que salieron a las calles de Nuakchot a apoyar presidente depuesto. Tras la protesta, el Frente Nacional de Defensa de la Democracia, partidario del presidente, consideró que el compromiso expresado por los golpistas "es una estafa para confiscar la voluntad del pueblo".

Dentro del ambiente de tensión que se vive en país, no cesaron las condenas internacionales. La Federación Internacional de Ligas de los Derechos Humanos, abogó por la suspensión del país de todas los organismos internacionales, mientras que la Liga Árabe, expresó su preocupación y emplazó a las partes al "diálogo democrático". Desde España, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, pidió a los golpistas mauritanos que recuperen "lo más rápido posible" la normalidad y regrese "a la senda democrática", tras señalar que lo sucedido en las últimas horas no se puede aceptar "en ningún momento".

  • 1