Local

Miles de niños sufrieron abusos en centros religiosos de Irlanda

Miles de menores fueron objeto de abusos sexuales y torturas físicas y psíquicas en instituciones estatales regentadas por religiosos de Irlanda durante casi 60 años, según un informe elaborado por una comisión gubernamental.

el 16 sep 2009 / 03:02 h.

TAGS:

Miles de menores fueron objeto de abusos sexuales y torturas físicas y psíquicas en instituciones estatales regentadas por religiosos de Irlanda durante casi 60 años, según un informe elaborado por una comisión gubernamental.

Los abusos, una situación que el documento calificó de "endémica" en este país, provocó que varias generaciones de niños y niñas entregados al cuidado del Estado viviesen "a diario el terror" de los castigos corporales.

La Comisión sobre Abusos a Menores fue establecida en 2000 para aclarar numerosas denuncias de abusos sexuales ocurridos desde 1930 hasta mediados de la década de los 80 en escuelas públicas, orfanatos, centros para enfermos mentales y en otras instituciones estatales, que, en su mayoría, estaban administradas por sacerdotes y monjas de la Iglesia católica irlandesa.

El informe, de unas 2.500 páginas, es un catálogo de "abusos sexuales crónicos" y de maltratos físicos y emocionales infligidos "sobre miles de menores desfavorecidos, abandonados y olvidados" tanto por religiosos como por personal laico. El texto lanza duras críticas contra la jerarquía católica irlandesa, a la que acusa de pasividad ante los abusos.

Entre las órdenes religiosas investigadas figuran las Hermanas de la Misericordia, los Hermanos Cristianos y las Hermanas de Nuestra Señora de la Caridad y Refugio. Para la Comisión, las congregaciones religiosas no tuvieron en cuenta las consecuencias que tendrían sus acciones sobre el desarrollo de los menores, y en el informe se denuncia que la principal preocupación de las órdenes era "la mala publicidad y los potenciales escándalos" que se generarían si se conocía el verdadero alcance de los abusos.

El presidente de la Comisión, el magistrado Sean Ryan, aseguró que las autoridades eclesiásticas abordaban las denuncias de abusos sexuales trasladando a los agresores a otro lugar, donde, "en muchos casos", volvían a delinquir. En el documento se recalcó que "el bienestar general de los niños no se tomaba en consideración". Durante la presentación del informe, celebrada ayer en un céntrico hotel de Dublín, se registraron tensas escenas entre miembros de la Comisión y víctimas de los abusos, a los que no se permitió entrar en la sala.

El grupo de apoyo a las víctimas One in Four consideró que "la jornada de hoy es un día de vergüenza para Irlanda". Los perjudicados lamentaron también que, como resultado de la investigación, que le costó al Estado más de 70 millones de euros, ningún supuesto pederasta será llevado ante la Justicia.

El primado de la Iglesia Católica irlandesa, el cardenal Sean Brady, pidió ayer disculpas y dijo sentirse "avergonzado", y subrayó que "el informe arroja luz sobre un periodo oscuro del pasado. La publicación de este extenso documento y análisis es un paso bienvenido e importante para establecer la verdad, para dar justicia a las víctimas y para asegurar que semejante abuso no vuelve suceder".

  • 1