sábado, 20 abril 2019
04:53
, última actualización
Local

Milla Jovovich: Guapa y con uñas de acero

La explosiva actriz presenta la película ‘Una escapada perfecta’

el 13 ene 2010 / 20:45 h.

TAGS:

La guapa Milla Jovovich (Ucrania, 1975) parece tener en los últimos tiempos una obsesión por asustar. Será que lleva demasiado tiempo encandilando. Y los excesos, ni en su envidiable caso son buenos. Empezó su carrera cinematográfica allá por 1988, alejada del miedo, muy alejada. De hecho, entre sus primeras apariciones como actriz se destaca un pequeño papel en la conocida serie Matrimonio con hijos. Sí, en una comedia ácida de lo más americana.

Y es que, aunque últimamente se haya encasillado en el género del terror, la Jovovich es una todoterreno de las que no quedan. Difícil de asustar, sin duda. La carrera de esta ucraniana de nacimiento y californiana de adopción comenzó, después de abandonar los estudios, en la adolescencia. Trabajó como modelo y consiguió relacionarse con firmas de gran renombre, como Calvin Klein. Por si fuera poco, consiguió aparecer en más de una afamada revista de moda. ¿Un ejemplo? Vogue. Y así llegó al mundo de la publicidad: L'Oréal, Christian Dior, Donna Karan, Versace... Glamour, mucho glamour.

Algunas se habrían quedado ahí, pero Jovovich es una luchadora que no se da por vencida. Tiene carácter y sabe aferrarse a las buenas oportunidades. Sus uñas parecen de porcelana, pero son de acero. Después de un infructuoso paso por el mercado musical como vocalista del grupo Plastic Has Memory, por fin pisa el mundo del celuloide. Su estreno en la gran pantalla lo realiza en el modesto filme Two moon junction, de Zalman King en el año 1988. Después de poner una cara bonita en varias películas, hace un pequeño papel en la excelente Chaplin, una cinta biográfica sobre el actor.

El gran salto en el séptimo arte lo da gracias a su papel protagonista en Juana de Arco, de Luc Besson. Es este director, que ya había confiado en ella para El quinto elemento, quien, si no a la primera división, la aleja definitivamente de las series B por las que alguna que otra vez se prodigó. Por supuesto, la actriz clava el papel, porque el personaje de Juana de Arco le viene como anillo al dedo; cuando se lo ofrecen en 1999, lleva ya más de una década intentando hacerse un hueco en Hollywood. Por fin lo consigue, tres años después, con su papel protagonista en la exitosa adaptación al cine del videojuego Resident Evil. A partir de esta película, la actriz encuentra su lugar. Le gusta dar miedo, le gusta la acción, quiere sorprender. En sus cintas no es una pobre jovencita desvalida, ella lleva los pantalones y es capaz de soportar la carga de cualquier historia.

No es una chica guapa al uso, le gusta gustar, sabe de sus cualidades, pero no se reduce a ser una mujer objeto. Por eso, Jovovich sigue embarcada en el miedo, la intriga y la acción en la historia de Una escapada perfecta, donde interpreta a una esposa recién casada que vive en un isla paradisíaca donde una joven pareja fue asesinada no hace mucho tiempo...

  • 1