Local

Millennium otra vez

Volvemos sobre el tema. Suecia es el país con más esperanza de vida del mundo, con una democracia plenamente consolidada y una redistribución de riqueza mediante un sistema fiscal difícilmente superable.

el 16 sep 2009 / 04:53 h.

Volvemos sobre el tema. Suecia es el país con más esperanza de vida del mundo, con una democracia plenamente consolidada y una redistribución de riqueza mediante un sistema fiscal difícilmente superable. El autor de la obra que comentamos deja claro, sin embargo, que la corrupción deteriora la política, la economía y la sanidad como en los países mediterráneos. La libertad sexual que expone el autor nos resulta, aun hoy, sorprendente: el que una mujer vaya a visitar a su amante, se lo encuentre en la cama con otra y reaccione pidiendo perdón por haberse presentado sin avisar; que un marido acepte compartir su esposa con otro hombre siempre que éste se comprometa a no romper el matrimonio o que una joven soltera (la heroína) le pida sin rodeos a un cincuentón, a quien no conoce, que se acueste con ella... parecen situaciones improbables en España.

Pese a tantas facilidades sexuales, el relato deja claro que en Suecia se importan masivamente jóvenes de países pobres para su explotación sexual. Aparecen en la obra violadores, pedófilos, homófobos, sexoadictos... Los abusos de los hombres sobre las mujeres, tema esencial de la trilogía, se dan tanto como en cualquier otro lugar europeo. Da la impresión de que la liberación extrema de la sexualidad, lindante con su trivialización, no protege contra los delitos que puede llevar aparejado el uso sin freno del instinto. Anotemos que un acierto fundamental de la obra es la descripción de caracteres y los espléndidos retratos de múltiples personajes secundarios.

Dios no existe para los personajes de la obra. Al menos, no interesa. Nadie se plantea la posibilidad de que haya otra vida después de la muerte. El protagonista se horroriza pensando que su hija adolescente pueda ser captada por una "secta" religiosa. Ni siquiera el policía, judío practicante, parece influido por la fe en su honesto desempeño profesional. Diremos, como final, que se nos escapa la causa última de que millones de personas lean una obra tan extensa. Nos parece algo tan insólito como el carácter de la protagonista.

  • 1