Local

Mimos para el nuevo Salvador

Lo que antes se hacía en una noche, ahora se echa hasta tres. Nada es como antes en el remozado Salvador. Hasta la fundición de la cera de la candelería del palio del Amor tiene un tempo distinto. Los priostes se deshacen en mimos para preservar el nuevo pavimento del templo.

el 15 sep 2009 / 01:19 h.

TAGS:

Lo que antes se hacía en una noche, ahora se echa hasta tres. Nada es como antes en el remozado Salvador. Hasta la fundición de la cera de la candelería del palio del Amor tiene un tempo distinto. Los priostes se deshacen en mimos para preservar el nuevo pavimento del templo.

No dan un paso sin su kit de limpieza. Escoba y recoger en mano y bayeta en el bolsillo, los equipos de priostías del Amor y de Pasión se afanan estos días en recogerlo todo. "Ya lo hacíamos antes, pero ahora, como con todo lo nuevo hay que tener máximo cuidado", explicaba ayer el prioste del Amor, José Joaquín Pérez, que a sus 26 años se estrena en el cargo, junto a su segundo, Joaquín Gaviño, 26 años también.

Su llegada al frente de la priostía coincide con la entrada en vigor de una serie de "disposiciones generales" emanadas desde la rectoría de la iglesia colegial para preservar el reluciente pavimento marmóreo del restaurado templo, que han sido bien acogidas por las cofradías que, como El Amor, allí residen . Suerte que José Joaquín y Joaquín llevaban limpiando plata desde que salían de nazarenos en La Borriquita. "Siempre hemos colaorado en las tareas de montaje. No somos novatos", aseguraban mientras acarrean los respiraderos del palio de la Virgen del Socorro a los pies de la puerta principal.

Allí, la parihuela no descansa sobre el suelo. Una moqueta roja de veinte metros cuadrados y de cierto grosor que da cobertura a las dimensiones de las andas. "Le hemos comprado para que sobre. Así, si llega a caer algo, amortigüe el golpe y el impacto sobre la baldosa sea mínimo", confiesa José Joaquín. Pero no es el único elemento nuevo que asoma por El Salvador. Los zancos del paso reposan sobre unos tacos de madera de diez centímetros de altura. "Los hemos forrado de terciopelo rojo para que no desdiga de los faldones una vez que esté totalmente terminado". Y es que, como bien recuerda, otra de las disposiciones obligaba al uso de ruedas o tacos de goma en los zancos de los pasos para los desplazamientos de éstos en el interior del templo.

En esta semana el equipo de priostía del Amor ha superado su primera prueba de fuego: fundir la candelería, una tarea "temida" que se ha superado "sin problemas". "Nos hemos llevado tres días, pues se ha realizado con mucho cuidado para que no saltara la cera líquida al volcarla en el cubillo y presionar la vela. Antes se hacía prácticamente en una noche".

Cirios apagados.

Las restricciones también afectarán a nazarenos y ciriales. Sólo los pasos tenderán las velas encendidas en el interior del templo.Para el resto, el encendidio se hará al cruzar el cancel. "No creo que eso reste belleza al cortejo", remacha el prioste del Amor, que avanzó que los carros de los cirios tienen una goma por debajo para no arañar el suelo en su desplazamientos. Lo que aún no está decidido es la manera de apagar los cirios a la entrada: con el clásico clavel o en un cubo con agua.

  • 1