Cultura

Mineras y muchas caras conocidas en el Café Gijón

El XLVIII Festival del Cante de las Minas echó a andar el miércoles en el célebre Café Gijón de Madrid. Se celebrará del 7 al 16 de agosto y va a rendir homenaje a los entrañables Asencio Sáenz y Pencho Coros, dos símbolos de La Unión.

el 15 sep 2009 / 05:15 h.

El XLVIII Festival del Cante de las Minas echó a andar el miércoles en el célebre Café Gijón de Madrid. Se celebrará del 7 al 16 de agosto y va a rendir homenaje a los entrañables Asencio Sáenz y Pencho Coros, dos símbolos de La Unión.

No todos los días tiene uno la oportunidad de escuchar cante jondo en el popular Café Gijón de Madrid. Este emblemático café fue fundado en mayo de 1888 por el asturiano Gumersindo García y queremos pensar que por allí pararon los artistas flamencos del último tercio del siglo XIX. A partir de 1916 el negocio le fue traspasado al barbero de barrio don Benigno López.

Fue después de la guerra incivil del 36 cuando el popular café se convirtió en lugar de tertulias de intelectuales de la época, con asistentes ilustres como Alfonso Paso, Buero Vallejo, Camilo José Cela, Fernando Fernán Gómez, Gerardo Diego, Ramón y Cajal o Pérez Galdós. Hoy se ha convertido en restaurante.

En este histórico marco se presentó el pasado miércoles, a bombo y platillo, la cuatrigésimo octaba edición del Festiva Internacional del Cante de las Minas, dedicado este año a dos amigos entrañables que ya descansan para siempre en ese lugar donde la diferencia no la marcan los hombres, sino el frío mármol que los cubre: Asencio Sáenz y Pencho Cros.

Al acto asistieron una gran cantidad de artistas, periodistas y críticos, y hubo caras conocidas como las del político Federico Trillo y el televisivo Juan Ramón Lucas, ambos pregoneros en su día del festival y fieles seguidores.

La rueda de prensa resultó un desastre, porque el célebre sótano del Café Gijón es una especie de medio tubo. Como la mesa de invitados se puso en uno de los fondos, el de la derecha, conforme se entra, y los medios se agolparon delante de la mesa, el resto de los invitados tuvimos que conformarnos sólo con escuchar a los que dieron su opinión sobre el festival de flamenco más famoso del mundo.

Miguel Poveda fue uno de estos invitados y dijo cosas muy bellas sobre la muestra de La Unión. No en balde, el catalán es hoy una figura del cante gracias a que en 1993 arrasó con casi todos los premios en el concurso.

Tras un copioso almuerzo, el cantaor ursaonés Manuel Cuevas nos deleitó con algunos cantes, acompañado a la guitarra por Jesús Zarria. Cantó de una manera improvisada, sin micrófonos ni escenario, entre las mesas, como se hacía en las fiestas de los señoritos del Madrid de antaño.

Las galas de la edición de este año, que tendrán lugar en el Antiguo Mercado del 9 al 12 de agosto, estarán protagonizadas por artistas como El Lebrijano, Manolete, Miguel Poveda, Antonio Canales, Rafaela Carrasco y Juan Manuel Cañizares, entre otros. Y por el Ballet Nacional de España. Sin embargo, será el concurso lo más interesante.

  • 1