Economía

Minería: excavando la salida de la crisis

Los ayuntamientos de la comarca onubense prestan su ayuda a la adjudicataria de Riotinto, Emed Tartessus, para comenzar a recoger currículums a partir del martes.

el 29 mar 2014 / 23:00 h.

La mina de Riotinto, actualmente mantenida por medio centenar de trabajadores, está lista para su puesta en marcha. La mina de Riotinto, actualmente mantenida por medio centenar de trabajadores, está lista para su puesta en marcha.

La generación de empleo que impulsarán proyectos mineros como los previstos en Andalucía es el horizonte al que se aferran administración, empresas y trabajadores –más bien desempleados–, que en diez días han visto desbloquearse el concurso del yacimiento sevillano de Aznalcóllar y culminar el de la mina onubense de Riotinto. La presidenta andaluza, Susana Díaz, no dudó en enarbolar ayer la bandera de la «esperanza» para referirse a ambas iniciativas, cuya puesta en marcha está prevista para el mes que viene, en Riotinto, y para dentro de un año, en Aznalcóllar.

«Si tenemos un subsuelo rico, cómo voy a permitir que haya comarcas enteras que no tengan una esperanza», se preguntó Díaz en la localidad onubense de Aracena. La presidenta insistió en que no permitirá que no funcionen explotaciones mineras «que supongan el futuro de una comarca entera, ya que no se puede jugar con sus esperanzas». Su esfuerzo hizo, al menos para frenar el bloqueo de Aznalcóllar cuando el Gobierno central planteó un recurso de inconstitucionalidad por la competencia sobre la mina, que la Junta prefirió no pelear, dándole la razón al Gobierno, para no frenar su reapertura. «Primero fue Aznalcóllar y hoy Riotinto, porque no se puede jugar con las expectativas de miles de personas que tienen la esperanza de encontrar un empleo», insistió Díaz ayer tras censurar la confrontación intentada por el Ejecutivo del PP. Porque esta «esperanza» de salir de la crisis va más allá de la recuperación general que avanzan los analistas, con el incremento de la producción o la recuperación del consumo, para rozar a los ciudadanos en lo que más les afecta: el trabajo. Riotinto y Aznalcóllar han puesto al alcance de la mano más de 800 empleos directos y unos dos mil indirectos en las comarcas con mayor desempleo, que se apresuran a agarrarlos: en el entorno de Riotinto comenzarán a recogerse currículums a partir del martes, día 1 de abril. Los ayuntamientos han ofrecido sus páginas web y hasta oficinas públicas para que una empresa designada por la adjudicataria de la mina, Emed Tartessus, recorra en los próximos días pueblos como Riotinto, Zalamea, El Campillo o Nerva para recogerlos. En esta última recalarán «los próximos días 3, 4, 25 y 28», según explica la web municipal, que recuerda a sus vecinos que los «más de 5.000 currículum entregados a lo largo de los últimos años» no se tendrán en cuenta porque deberán estar actualizados, y que los «perfiles de interés» son los de «montadores, tuberos, soldadores, mecánicos-electricistas, instrumentistas, albañiles, operadores de grúa y operadores de maquinaria móvil de construcción». Después de lograr la autorización ambiental esta semana, y pendiente de que la Consejería de Economía ultime en unos días el informe para trasferir los derechos mineros a la empresa Emed Tartessus, Riotinto está lista para ponerse en marcha. En el yacimiento, cerrado hace 13 años, hay medio centenar de trabajadores ocupándose de labores de mantenimiento, a los que de inmediato se unirán en torno a 150 para poner en marcha el yacimiento, en un periodo estimado de seis meses en el que se pondrá al día la planta de producción y se preparará la maquinaria. Cuando la mina esté a pleno rendimiento, extrayendo nueve millones de toneladas para conseguir 36.000 toneladas de cobre al año, dará trabajo a 400 personas y se espera que genere otros 1.200 empleos indirectos. La empresa habrá invertido 200 millones al inicio de la extracción, que en principio tiene reservas para 14 años, aunque los estudios en curso indican que hay minerales para alcanzar los 23 años de actividad. Riotinto completará una actividad minera onubense, que ya tiene en activo el cercano yacimiento de Aguas Teñidas –490 empleos–, que ha incrementado un 35 por ciento los puestos de trabajo en la zona, y varios más en estudio. De ahí que la minería se haya convertido en una de las principales bazas de la administración andaluza para la creación de empleo. Panorama similar vive Sevilla, donde Aznalcóllar –450 empleos– se unirá en la primavera de 2015 a Cobre Las Cruces –250–, que este año alcanzará el máximo de su producción, 72.000 toneladas al año. «ESPERAMOS QUE EL TRABAJO SE QUEDE EN NUESTROS PUEBLOS» «Esperamos que la transmisión de los derechos mineros se haga en abril como se ha dicho, y que la mayoría del trabajo se quede en la comarca», deseó ayer el responsable de Industria de CCOOen Huelva, Juan Díaz, que aventuró que para algunas labores más especializadas, «como tratar el amianto», tendrán que llegar empresas de fuera. Díaz cifró en «un 50 por ciento» de la población activa el desempleo en la zona, por lo que hay «más trabajadores en paro de los que la mina necesita», unas 3.000 personas. De momento, de los 500 trabajadores que tenía el yacimiento cuando fue clausurado en 2002, y que fueron despedidos, aún quedan 25 a la espera de ser recolocados, que deberían ser los primeros contratados. El responsable de Industria indicó que CCOO está en conversaciones con la Junta de Andalucía y con Emed Tartessos para conocer las necesidades específicas que tendrá la mina, que deberían traducirse en cursos de formación que por el momento no han comenzado. En todo caso, Díaz confió en que la apertura de la mina dé un respiro a un área tan maltratada por el desempleo. Quienes más lo esperan son los propios trabajadores, o aspirantes a serlo. Para Joaquín Santos, que se prejubiló tras la anterior etapa, ya no hay vuelta atrás, pero no descarta que alguno de sus dos hijos echen el currículum en la mina, a pesar de que han estudiado Historia y Magisterio de Educación Física, porque los dos están en paro. «Es la única posibilidad de empleo, porque aparte de eso no hay nada», explicó este antiguo trabajador de la minería que no ha perdido la pista al resto de sus excompañeros: la mayoría está trabajando en la mina de Aguas Teñidas, de forma estable o realizando trabajos temporales a través de subcontratas; o «en su casa», en paro. En cualquier caso, prácticamente todos los desempleados del entorno podrían optar a un puesto con cursos de formación. Santos admitió que en los vecinos son algo escépticos sobre la reapertura de la mina porque «llevan tanto tiempo hablando de eso, que hasta que no lo veamos no lo creeremos», pero admitió que su puesta en marcha será una muy buena noticia.

  • 1