Local

Miraflores se hace grande

Al margen de las molestias que ha ocasionado la última parte de la obra, con la construcción de un puente sobre la SE-30, los residentes de Miraflores y Pino Montano podrán disfrutar a partir de septiembre de un nuevo macroparque con nuevas especies vegetales, restos arqueológicos y 200 huertos más.

el 15 sep 2009 / 08:42 h.

TAGS:

Al margen de las molestias que ha ocasionado la última parte de la obra, con la construcción de un puente sobre la SE-30, los residentes de Miraflores y Pino Montano podrán disfrutar a partir de septiembre de un nuevo macroparque con nuevas especies vegetales, restos arqueológicos y 200 huertos más para los vecinos.

En las últimas semanas, los sevillanos que circulaban por la SE-30 a la altura de Miraflores se han topado con enormes grúas puestas allí con un fin: construir un puente que una el actual parque de Miraflores con su ampliación. En total, 45 hectáreas de zona verde que estarán disponibles a partir del mes de septiembre.

La gran estructura que se está terminando estos días (40 metros de largo por 110 de ancho que ha obligado a cortar el tráfico de lunes a jueves por las noches durante dos semanas) será de uso exclusivo peatonal y distará mucho de la tradicional pasarela de hormigón. Varias "plataformas" de colores y vegetación darán vida a un puente con el que el peatón podrá pasar de un lado a otro del parque.

Soterramiento falso . El nuevo puente que se está construyendo sobre la SE-30 -en el que se integrará la actual pasarela a petición de la Gerencia de Urbanismo- supone un "falso soterramiento" de la vía, explica la ingeniera de caminos, canales y puertos responsable de la dirección de la obra, Mónica González Bueno, de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Este organismo estatal, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, y el Ayuntamiento de Sevilla son los que financian los trabajos gracias a la aportación de los fondos europeos Feder. En total, la ampliación del parque ha costado 11.700.000 euros de los cuales un tercio se ha destinado a la obra en sí, otro tercio a la pavimentación del recinto y la última tercera parte, al nuevo puente cuya vista aérea reproducimos en esta página.

Pero si puede haber un elemento polémico y sensible a la hora de hablar de la ampliación de un parque éste es la afección a los árboles. Mónica González Bueno se muestra orgullosa de lo conseguido: "Se han movido cerca de un millar de árboles. No hemos talado ni un solo ejemplar". Hay otro dato que hará del parque de Miraflores uno de los lugares de peregrinación de los vecinos de la zona. Al igual que existe ahora en el recinto, en la parte ampliada también se habilitarán huertos urbanos, es decir, pequeñas parcelas de tierra donde los residentes pueden cultivar lo que deseen. Por el momento, los responsables del proyecto han recibido en torno a 200 solicitudes.

El parque de Miraflores es una caja de sorpresas para los visitantes. En el recinto se conservan algunos restos de incalculable valor patrimonial, a los que la ampliación podrá en valor (un molino, una acequia árabe, una villa romana y restos del calcolítico). Las obras han respetado también el edificio en el que se ubica la ONG que trabaja en favor del pueblo saharaui. Por último, no se han tocado tampoco los invernaderos en los que se realizan talleres educativos para los chavales, detalla la directora del proyecto, la ingeniera de caminos, canales y puertos, Mónica González Bueno.

  • 1