Local

Mohamed VI avisa de que no cederá a la "demagogia"

Marruecos reconoce la muerte de cinco personas durante las manifestaciones y culpa al «vandalismo».

el 21 feb 2011 / 21:55 h.

TAGS:

Un pequeño incidente en la manifestación que se celebró el domingo en Rabat.

No va a ceder. El rey Mohamed VI de Marruecos defendió ayer la senda de reformas que ha emprendido en el país y ha asegurado que en la construcción de su "modelo singular de democracia" no se cederá a la "demagogia y la improvisación" después de que el domingo miles de personas se manifestaran para pedir que se limiten los poderes del soberano, entre otras reformas. Unas protestas que terminaron con cinco personas muertas, 128 heridos y 120 detenidos.

Con motivo de la inauguración en Casablanca del Consejo Económico y Social (CES), el rey alauí resaltó que la creación de este organismo pone de manifiesto por sí misma "el fuerte impulso" que está dando a las reformas desde su llegada al trono. En su discurso, recogido por la agencia oficial MAP, el soberano, que se refirió en todo momento a sí mismo en plural mayestático, dijo que siempre ha "velado por que la construcción de una democracia efectiva vaya a la par y en concomitancia con el desarrollo humano duradero".

Asimismo, manifestó su "voluntad inquebrantable de seguir adelante en la concreción del modelo marroquí" de democracia, que, según él, es "irreversible". Así pues, el rey avanzó que no sólo se trabajará para consolidar los logros sino para introducir "nuevas reformas" en el marco de "una perfecta simbiosis y una total sinergia" entre las autoridades y "todos los componentes del pueblo fiel" de Marruecos.

Ayer volvieron a producirse choques entre manifestantes y policías en Ait Bouayach y Imzourne, según informó la edición digital de El País.
Mientras tanto, el ministro de Interior, Taieb Cherqaoui, informó de que cinco personas murieron calcinadas a causa de los "actos de vandalismo" que se produjeron al término de las "manifestaciones pacíficas" convocadas por el Movimiento 20 de Febrero en varias ciudades del país. Concretamente, según explicó el ministro ante la prensa, las autoridades descubrieron "cinco cadáveres calcinados" en el interior de una sucursal bancaria que había sido incendiada por grupos de "provocadores" en Alhucemas, en el norte del país.

Estos cinco fallecidos, según informaron testigos presenciales a la agencia de noticias oficial MAP, estaban intentando robar una sucursal bancaria cuando ésta fue incendiada.

Marchas por el país. Las "manifestaciones pacíficas", según Cherqaoui, se celebraron en "53 gobernaciones y provincias" y contaron con la participación de "alrededor de 37.000 personas". El ministro declaró que al término de estas marchas "se produjeron actos de sabotaje en las ciudades de Tánger, Tetuán, Larache, Alhucemas, Sefrú, Marrakech y Guelmim" perpetrados por "provocadores, incluidos menores de edad y reincidentes", que realizaron "actos de pillaje y de robo".

A causa de estos sucesos, precisó, resultaron incendiados y dañados 33 establecimientos y edificios públicos, 24 sucursales bancarias, 50 comercios y edificios privados y decenas de automóviles y motocicletas. Como consecuencia de ello, dijo, 120 personas fueron detenidas y entregadas a la Justicia.
Ante esta situación España celebró que las manifestaciones se celebraran "con calma".

  • 1