Deportes

Monchi niega un "fin de ciclo" a pesar de la "decepción" por la eliminación

el 25 ago 2010 / 11:50 h.

Monchi, junto a Del Nido.

La resaca tras la eliminación de la Champions League por parte del Sporting de Braga está siendo bastante dolorosa y va a colear varios días en Nervión. 

El propio director deportivo de la entidad, Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, fue el encargado de dar la cara ayer y reconoció ante los medios de comunicación lo desagradable de la situación, aunque pidió paciencia para no sentenciar al Sevilla 2010/11 a las primeras de cambio.

"Fue un día difícil, una gran decepción, un revés importante en nuestra continuidad y un palo muy gordo. Había mucha ilusión en refrendar el cuarto puesto de la pasada temporada con el pase definitivo a la Champions", dijo el ex portero, que reconoció que "no se estuvo bien ni en Braga ni aquí" y que asumió su cuota de culpa: "Desde la parcela deportiva, la responsabilidad es mía".

Sin embargo, el directivo niega que la catástrofe del martes signifique que el ciclo exitoso del Sevilla se ha acabado, y apela a los éxitos de los últimos años para pedir confianza en la labor de los profesionales del club.

"A los que vaticinan otra vez un fin de ciclo, de nuevo les digo que no. También se habló de fin de ciclo en abril pasado y llegó un cuarto puesto y un título de Copa. El proyecto está vivo y quiere seguir creciendo", afirmó un Monchi que mira al futuro: "Ya tenemos la mente puesta en revertir la situación y volver a pelear por cosas importantes en la campaña que empieza ahora. Tenemos otras asignaturas que aprobar, distintas a las que queríamos, pero estoy convencido de que se verá un Sevilla importante".

Alerta al mercado

Tras analizar de forma general la eliminación, el de San Fernando defendió la actual plantilla y valoró que haya nuevos fichajes. "La mayoría de nuestros futbolistas nos han dado muchas cosas.

Para hablar de esta plantilla me tendría que poner de pie, no podemos perder la confianza en ella", aunque, eso sí, dejó una puerta abierta a futuras incorporaciones que perfilen el equipo.

"El Sevilla es un equipo siempre en alerta mientras el mercado lo permita", avisó el consejero, que no quiso contestar al ser preguntado por la continuidad en el banquillo de Antonio Álvarez y que se mostró comprensivo con el enfado de la afición tras la inesperada eliminación.

Aun así, pidió tiempo para analizar la actuación de los refuerzos. "Uno de ellos (Guarente) ni ha jugado.

El rendimiento de Dabo, que dará más, está siendo correcto. Cigarini está en el camino que queremos. Hablar de errores de planificación a estas alturas es atrevido. Nuestra política de fichajes siempre ha sido la misma y siempre se han conseguido los objetivos, menos ayer", comentó.

En este sentido, se siente avalado por los triunfos conseguidos en los últimos años y rememoró pasadas situaciones. "El Sevilla sólo ha conseguido éxitos en los últimos años. Cuando nos eliminó el Cádiz en la Copa -en 2006- creíamos que no valía nada todo lo hecho y cuatro meses después estábamos dándole vueltas a la ciudad celebrando", recordó un Monchi que se atrevió con una comparación: "Esto no son las inundaciones de Pakistán, quizá se parezca más a lo de Córdoba, pero no hay millones de afectados. Seguimos con la misma ilusión y con los argumentos necesarios para conseguir los objetivos que quedan".

Por último, habló de un brasileño que se queda y otro que se fue. Sobre Luis Fabiano aseguró que seguirá en el Sevilla: "Existen las mismas posibilidades de que se vaya que hace diez días: ninguna", concretó, mientras que calificó de fundamental la venta de Adriano: "Hay una diferencia importante entre jugar la Champions y la Europa League, eso es evidente, pero menos importante la diferencia, económicamente, que hace unos años. Pero aquí se hacen las cosas con cabeza, y el traspaso de Adriano puede compensar en algo la pérdida económica de la no clasificación".


  • 1