lunes, 21 enero 2019
11:52
, última actualización
Deportes

Monchi: "Tengo mensajes de Rakitic que le pondrían los vellos de punta a cualquier sevillista"

El subdirector general deportivo analiza la marcha del capitán y reconoce que el asunto Emery-Milan hizo "mover los cimientos". Todo ello en la primera parte de la entrevista concedida a El Correo.

el 25 jun 2014 / 00:02 h.

POR QUICO CANTERLA, JAVIER D. PECELLÍN Y ANTONIO DELGADO-ROIG. Tras una temporada exitosa, llega el momento de poner en marcha un nuevo proyecto. La empresa no es fácil porque el listón está muy alto, pero Monchi, el encargado del diseño, sabe lo que debe hacer. Años de trabajo y aciertos, con siete títulos en sus alforjas, avalan al subdirector general deportivo del Sevilla. Luego, el balón y muchas otras cosas más tendrán la palabra, pero las bases son firmes y la ilusión vuelve a ser muy grande. Hace poco comentaba que no se trabaja igual quedando novenos que quintos y con un trofeo de campeón en la mano. ¿Cuál es su idea  respecto al Sevilla 2014/15? Es verdad que no es lo mismo hacer la planificación tras quedar novenos dos años consecutivos con la sensación de no haber logrado los objetivos que empezar a trabajar después de una temporada buena, aunque al final te das cuenta de que los problemas son los mismos. Lo que pasa es que sí hemos conseguido entre todos revitalizar la marca Sevilla Fútbol Club. Y siempre lo he dicho: es nuestro principal argumento a la hora de negociar. Este año, por lo conseguido, te abre más puertas y te permite acceder a jugadores cuando a lo mejor en otro momento era difícil. Tiene también su parte negativa, ya que mucha gente piensa que esto es el reino de Midas y que el dinero nos sobra. Pero en muchos aspectos es más cómodo, aunque las exigencias son mayores porque la gente tiene el regusto de haber conquistado un título. El año pasado hubo revolución en el plantel; este año, retoques... No creo que lleguemos a lo del año pasado, cuando dimos la vuelta a la plantilla como a un calcetín. La idea es hacer menos incorporaciones; mínimo, una por línea. Todavía nos queda camino, pero entre que el Mundial para todo un poco y que no hay mucho movimiento de mercado, no es fácil cerrar operaciones. Se han producido ya tres incorporaciones, aunque una de ellas es un jugador que ya era nuestro como es Botía, además de la de Denis y Aleix. La idea es tener al grueso de la plantilla cuando comience la pretemporada. Y en ello estamos. Emery es uno de los grandes responsables del éxito y se ha ampliado su contrato. Cuando se habló del Milan usted dijo que, aun habiendo renovado, se habría marchado si hubiese querido porque un entrenador está donde quiere estar. ¿Es una satisfacción personal que Emery siga en el Sevilla? Lo que yo valoro y cotizo a Unai está fuera de toda duda. Y no ahora. Ahora es fácil hacerlo. En los momentos más complicados, y no a nivel público porque evidentemente no podía hacer otra cosa, ya que lo marca el protocolo, sino a nivel privado él sabía que siempre he confiado en él. Creo que es el entrenador ideal para un club, para el Sevilla. Es una persona implicada en la causa, un técnico muy trabajador, lo prepara todo perfectamente y es muy comunicativo con la dirección deportiva. Yo venía a decir con eso que daba igual que estuviera renovado o no porque, y lamentablemente en esta casa ya tenemos un ejemplo de ello, cuando llega un club que alguien considera importante, pues… Unai tuvo esa posibilidad. Yo manejo mucha más información de la que ha trascendido. Sé que más allá de los focos que pueden salir cuando aparece la palabra Milan, él tenía claro que quería seguir aquí. Como director deportivo y sevillista eso me satisface mucho. El asunto quizá ha pasado no desapercibido pero sí un tanto suavemente. ¿Llegó usted algún día a su casa diciendo: tengo que fichar a un nuevo entrenador? Cuando el tema trascendió a la prensa ya estaba finiquitado. Un tema que evidentemente hizo un poco mover los cimientos, pero creo que todos actuamos de la forma más ágil posible. Aparte, al final había una persona que tenía que tomar una decisión y él lo tenía claro. Pero sí es verdad que ha parecido que era menos de lo que fue, porque no era cualquier equipo, era el Milan, y no venía por el lateral derecho, por el portero o por el delantero, sino por el entrenador… ¿Pensó entonces que tenía que buscar otro técnico? No, no. La comunicación entre nosotros es muy directa. El único problema entre comillas que complicó las cosas es que él estaba en Malasia o Indonesia y yo aquí. Por lo demás, no hubo problema. Una de las noticias del año en el Sevilla es la marcha de Rakitic. Con las aguas más calmadas ya, ¿qué sensaciones le quedan? Me quedo con sensaciones positivas. Primero, de la persona. Ivan me ha demostrado a mí personalmente, al club, que ha querido siempre mirar también por el Sevilla. No es demagogia. También habrá mirado por él, está claro, pero siempre ha intentado salir bien del Sevilla, y eso es valorable. Y después me quedo con un jugador que llegó aquí semidesconocido, que ha crecido, que nos ha dado un rendimiento magnífico tanto deportivo como humano. Y pienso que el rendimiento económico, aunque a lo mejor hay quien piensa que se puede ganar más dinero, también es bueno. A mí siempre me preguntan cuál es el fichaje perfecto. Y siempre dije que Daniel Alves. El de Ivan está más o menos a ese nivel: jugador que llega con un precio bajo, que rinde muy bien, te da títulos y luego vendes muy bien. Es el estereotipo, en este club. No podemos perder lo que es la dimensión del Sevilla. Para estar arriba y luchar por títulos tenemos que generar ingresos extraordinarios, y normalmente éstos se obtienen con las ventas. Lo hacemos desde hace años, desde Reyes, y el club sigue ahí. Si el Sevilla generase unos ingresos de 150 millones, el fichaje perfecto sería el del jugador que se retira aquí. Pero somos lo que somos y necesitamos esos ingresos. Monchi, en el Sánchez-Pizjuán (Foto: Pepo Herrera) Monchi, en el Sánchez-Pizjuán (Foto: Pepo Herrera) Todo eso son hechos, digamos, pero Rakitic es/ha sido mucho más. A la afición le duele ver marchar a un futbolista al que quiere. Ya. Pero yo sé lo que ha sufrido Rakitic. Porque lo sé. Cuando un club tan importante como el Barcelona, Real Madrid, Manchester, Chelsea o Bayern, por decir el top cinco del fútbol mundial, viene a por un jugador, si éste no siente que la posición en que está en ese momento no es buena, el jugador no duda. Yo sé que Iván ha dudado, y muchísimo, y no por la parte de salir, sino por la de quedarse, que es lo que valoro. He hablado con él a diario. Tengo mensajes suyos que a cualquier sevillista le pondrían los vellos de punta. ¿Que la gente se queda con que al final se va al Barcelona y parece que es un mercenario? Vale, pero yo, que manejo más información y sé las conversaciones que he tenido con él a las 2 y 3 de la mañana por la diferencia horaria con Brasil, sé lo que ha transmitido y sé su tono de voz, pues digo que Ivan ha sufrido al irse de aquí. ¿Qué no se va a un sitio malo? ¿Que va a ganar más dinero, títulos? Seguro, pero yo sé que él ha tenido la duda de irse o no al Barcelona –recalca la palabra Barcelona a la hora de pronunciarla–. No perdamos la noción de lo que es el fútbol. ¿El comportamiento de Rakitic ha estado encaminado a ayudar? En cuatro o cinco meses de negociación todos hemos tenido vaivenes. No cambiamos el discurso. Al principio es verdad que había un acuerdo prácticamente cerrado que por distintas circunstancias no se cerró. Es verdad que yo, en un momento puntual, pensaba que se iba a quedar aquí. Hablo mucho con él, tiene confianza en mí, y tenemos una gran relación. Pero luego en la recta final surge esa posibilidad y es la que hace dudar. Él siempre dijo que saldría bien, y creo que eso se ha producido. Sevilla 24/06/29014 Entrevista a MonchiFOTO: Pepo Herrera Monchi, en un momento de la entrevista / Foto: Pepo Herrera ¿Se puede decir por tanto que él ha colaborado a que el Sevilla haga una buena operación dadas las circunstancias? No sé lo que él ha presionado, entre comillas, al Barcelona para que hiciera una oferta yo creo que importante en las circunstancias en que se producía. No podemos olvidar, aunque a todos nos duela, que le quedaban seis meses para poder firmar por otro equipo. Yo intuyo, por sus declaraciones, que ha influido... Lo aprendí cuando empezaba en esto y después cuando hice el máster de dirección de empresas: el mejor acuerdo es aquel en que las tres partes están contentas. Y eso lo hablaba muchas veces con él. Creo que ninguna de las partes se puede sentir descontenta. No sé, pero creo que Manuel Neuer, el portero del Bayern, salió, quedándole un año de contrato, por una cifra superior, o parecida. No creo que haya muchos traspasos de jugadores con un año de contrato por estas cantidades. Durante esa semana previa, en Twitter leí a gente que debe tener 15 ó 20 másters de negociación. Desde ‘mándalo a entrenar al campo de albero’ y ‘déjalo en la grada’ hasta ‘que se quede aquí y no juegue’. Pero tenemos que ser consecuentes con lo que gestionamos, y esto no es nuestro. Somos gestores de una sociedad anónima donde hay una responsabilidad. Alguien puede decirnos: usted ha dejado escapar veintitantos millones de euros y el jugador se va libre. Algún día alguien en una asamblea nos dirá: ¿Esto? Tenemos que jugar con el interés deportivo, anímico, emocional, pero también con el económico. Este club ha crecido así. Si queremos pelear por los títulos, hay que seguir con esta política. Magos hay pocos. ¿La decisión de que el jugador se despida de la afición en el estadio ha costado tomarla? Yo no tenía ninguna duda, no imaginaba que Ivan pudiera irse de otra manera; lo vendiéramos por 100 ó por 2. Lo hablaba muchas veces con Unai, por decir el último entrenador. Él, cuando estaba en Valencia, valoraba mucho que los jugadores del Sevilla se marcharan en loor de multitud: con las copas al lado, con un homenaje. La última imagen que tengo de Ivan es con una copa en la mano. No puede salir de otra forma que no sea bien. Lo que no sé es si saldrá con una copa, con dos, subido en una tarima o en medio del campo, pero que va a salir bien, como merece. ¿Esto es espontáneo o parte de la política de tratar bien a la gente de la casa, caso de Sergio Ramos? Este club es experto en eso, pero en el presente y en el pasado. Entre las bondades que tiene está el reconocer a las personas que han sido importantes: Cardo, Arza, Alés, Achucarro, Kanouté, Jesús Navas, Palop… Rakitic. El tema de Sergio era un tema pendiente y se ha zanjado. Miro a otros clubes y no veo… Pienso que es señal de grandeza. La negociación con su hermano Dejan ¿fue peculiar? También tengo mensajes (risas). Es un tema complicado, difícil de explicar. Hubo muchos vaivenes, posiblemente de todos. Al final nos tenemos que olvidar de que es su hermano, y si nos olvidamos de que es su hermano y es su agente, pues quizá entendamos las cosas. Volvemos a lo del entrenador cuando viene un equipo. Cuando en una negociación aparece un elemento exógeno que puede distorsionar, al final el primero que lo recibe es el agente, y creo que ese elemento, que apareció en un momento puntual… Ivan dijo: ‘Estamos en un momento de la temporada en el que nos jugamos mucho, así que vamos a parar’. Y yo pensé que se podría quedar. Cuando te das cuenta de que Dejan también es su agente, se entienden las cosas. Pero intentar demonizar su actuación tampoco creo que sea… Más que nada porque deja al presidente un poco… Sí, pero… Nosotros, y defiendo al presidente, nunca nos tiramos a la piscina sin agua. Todos los pasos estaban medidos. A mí me pasa también: tengo más o menos cerrado todo con un jugador y luego… Debemos quedarnos con lo positivo, que es lo que Ivan merece. ¿Cuándo aparece el Barcelona? El único club que apareció de verdad, de verdad fue el Barcelona. Ivan me llamó y me dijo: ‘Te comenté que si algún día había algo, pues… Te llamará este club’. ¿A cuánto asciende el montante de la operación? No puedo decirlo por la cláusula de confidencialidad, pero es una cifra importante. Yo de verdad que ni en mis mejores pensamientos imaginaba conseguir el acuerdo que hemos conseguido. Y el Barcelona ha sido honesto en esto. Su punto de partida fue una oferta decente. Luego la hemos madurado, etc. Todos nos aprovechamos de cuando a un jugador le queda un año de contrato. Luego, cada uno con nuestro trabajo y estrategia llegamos a ese punto de acuerdo. Se ha hablado de Tello, Sergio Roberto, pero llega Denis Suárez... Andoni y a Raúl Sanllehí son quienes estuvieron aquí reunidos con nosotros. El único nombre sobre la mesa fue Denis porque era el único que queríamos. Yo no soy muy partidario de incluir jugadores en las operaciones de venta porque parece que denis  viene en lugar de Rakitic, nadie piensa que hay un buen numero de millones. Pero era un jugador que nos interesaba y veíamos que era el momento oportuno.

  • 1