Local

Moncloa pide "respeto" al Papa para los que "piensan diferente"

Las palabras de Benedicto XVI sobre el laicismo siguen creando polémica.

el 08 nov 2010 / 21:48 h.

TAGS:

El Papa saluda al presidente del Gobierno en el Prat en presencia del rey Juan Carlos.

Las palabras de Benedicto XVI durante su visita a Santiago y Barcelona el pasado fin de semana, en las que comparó el laicismo actual con el anticlericalismo de los años de la II República, siguen creando polémica.

El Gobierno y altos cargos del PSOE y del PP eludieron ayer comentar las declaraciones del Papa y abogaron por el respeto a su palabra. Así, aunque se evitó entrar en confrontación con el Vaticano, el secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, reconoció que el partido del Gobierno no está de acuerdo en todo con el Pontífice. "En muchas de las cosas que ha dicho estamos de acuerdo y hay algunos matices en otras cuestiones", declaró. Iglesias insistió en que "hay que ser respetuoso con la Iglesia católica porque tiene un gran peso en nuestro país, pero también respeto a los que no piensan así".

Más allá fue el vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien afirmó que las declaraciones de Benedicto XVI sobre el laicismo agresivo de España "no pasarán a los anales de la diplomacia vaticana". Rubalcaba resaltó que la visita del pontífice a Santiago de Compostela y Barcelona ha sido "satisfactoria" pese a las "discrepancias" que ha manifestado con el Gobierno.

Para el portavoz del PSOE en Galicia, Xoaquín Fernández Leiceaga, el diagnóstico que hizo el Papa sobre la sociedad española es "incorrecto". Además, consideró que la visita de Benedicto XVI a Galicia resultó exitosa, tanto desde el punto de vista organizativo como de proyección de Galicia y de la ciudad de Santiago de Compostela. No obstante, apostilló que "lo menos exitoso" fue que el mensaje papal se haya centrado excesivamente en los problemas de la Iglesia.
Mientras tanto, los partidos de izquierda se mostraron más críticos, especialmente el coordinador de IU, Cayo Lara, para quien, según sus palabras, Benedicto XVI ha emprendido "una nueva cruzada" contra el laicismo durante su estancia, que ha aprovechado además para "insultar" a la aconfesionalidad del Estado. Igualmente, el candidato de ICV-EUiA a la presidencia de la Generalitat, Joan Herrera, aseguró que la visita ha puesto de manifiesto cuánto se está alejando el Papa de la sociedad.

El PP, sin embargo, se negó a valorar las palabras del Papa en torno al laicismo y al papel de la mujer. Por ello, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, se limitó a mostrar la satisfacción del partido por el hecho de que la visita haya supuesto "la proyección del país a lo largo y ancho del mundo".

También la Conferencia Episcopal Española (CEE) hizo balance del viaje. Monseñor Antonio María Rouco Varela, achacó "derivaciones del laicismo radical" la situación en España en materia de matrimonio, familia o derecho a la vida. Por ello, situó a España "en el primer puesto del ranking de laicismo".

La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, hizo alusión a la afirmación del Pontífice de que "la mujer encuentre en el hogar y el trabajo su realización" y a este respecto señaló hace tiempo que en España "las mujeres, también muchas católicas, decidieron entrar y salir de casa libremente".

  • 1