lunes, 18 marzo 2019
16:25
, última actualización
Local

Monseñor Asenjo presidirá la apertura del curso pastoral el próximo 20 de septiembre

El arzobispo de Sevilla ha presentado las «líneas maestras» del curso que comienza en su carta pastoral ‘Id y haced discípulos’. Una Santa Misa en la Catedral el próximo 20 de septiembre marcará el inicio oficial de este año pastoral.

el 07 sep 2014 / 09:00 h.

TAGS:

El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, será el encargo de presidir este año la apertura del curso pastoral. / José Luis Montero El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, será el encargo de presidir este año la apertura del curso pastoral. / José Luis Montero Por María José Atienza. La exhortación apostólica Evangelii Gaudium es una de las referencias claves del documento que el prelado hispalense ha dirigido a toda su diócesis en el que destaca la necesidad de constituirnos en «estado permanente de misión». Monseñor Asenjo ha hecho público además la próxima constitución del Consejo Diocesano de Pastoral, cuya primera tarea será la preparación de un nuevo Plan Pastoral Diocesano «que trace los caminos para dar una tonalidad más misionera y evangelizadora a nuestras iniciativas y tareas apostólicas».   Catequesis e iniciación cristiana La eucaristía del próximo 20 de septiembre servirá además de marco de presentación del Directorio Diocesano de la Iniciación Cristiana y la entrega a las parroquias del Catecismo Testigos del Señor publicado por la Conferencia Episcopal Española el pasado junio. Con referencia a la labor catequética, monseñor Asenjo Pelegrina agradece en esta carta el trabajo realizado por monseñor Santiago Gómez Sierra, obispo auxiliar, y los delegados diocesanos de Liturgia y Catequesis en la elaboración de un documento que deberá ser estudiado este curso por sacerdotes y catequistas, así como en todos los ámbitos implicados en la iniciación cristiana. Con referencia a la dinamización de la vida parroquial en la diócesis, el prelado expresa en la carta su deseo de extender la Acción Católica General por toda la Archidiócesis y ha invitado a los sacerdotes a conocer este camino como medio para articular la pastoral parroquial e impulsar la Nueva Evangelización.   «Ante el paro, activa tu conciencia» La crisis tiene un hueco importante dentro de las líneas principales de este nuevo curso pastoral en la Archidiócesis sevillana. Bajo el lema Ante el paro, activa tu conciencia la diócesis ha impulsado una acción promovida conjuntamente por Cáritas diocesana, las delegaciones de Pastoral Obrera, Pastoral Social-Justicia y Paz, Migraciones y la Fundación Cardenal Spínola de Lucha contra el Paro. Con esta unión se pretende actuar de manera eficaz «para resolver las causas estructurales de la pobreza, como los gestos de solidaridad ante las miserias concretas que encontramos». El obispo destaca en su carta que este servicio «es la expresión de una dimensión esencial de la vida de la comunidad cristiana, junto con el anuncio de la Palabra de Dios y la celebración de los sacramentos» y alude a la importancia de «tantos proyectos de caridad nacidos en el seno de nuestra Iglesia diocesana de la mano de numerosas familias religiosas, movimientos, asociaciones y hermandades». Monseñor Asenjo destaca también en su carta dos acontecimientos que marcarán los próximos meses la vida de la Iglesia universal y española: el Año de la Vida Consagrada y el Jubileo Teresiano con motivo del V Centenario del nacimiento de la Santa de Ávila. En este sentido el obispo de Sevilla afirma que «en el transcurso de un año largo daremos gracias a Dios por el don precioso que supone para la Iglesia la vida consagrada y visibilizaremos el aprecio de nuestra Archidiócesis por este género de vida y por el signo extraordinario de la presencia amorosa de Dios en el mundo que son los consagrados (…) Estoy convencido de que sin los consagrados nuestra Archidiócesis sería más pobre en iniciativas evangelizadoras, su radio de acción sería más corto y, desde luego, no contaría con el testimonio profético y la santidad de tantos hermanos». Al tiempo que subraya la necesidad de renovar nuestro compromiso a favor de la pastoral de la santidad, «centrándonos particularmente en la pastoral de la oración».   Formación de adultos y misión Por último, el obispo destaca otras prioridades pastorales para este curso en la diócesis hispalense como son las Misiones Populares Parroquiales, el Itinerario de formación de adultos de la Conferencia Episcopal Española, la pastoral juvenil y vocacional, y la pastoral de la familia y de la vida. Con respecto a las misiones populares, el obispo indica en la misiva que «diez parroquias estarán en este curso en el segundo año completando el desarrollo del proceso de misión popular, y en otras once parroquias se iniciarán las misiones a partir de octubre. Las misiones populares son un instrumento para avanzar en la renovación parroquial pedida por el papa Francisco, para que nuestras parroquias estén más cerca de la gente, sean ámbitos de comunión eclesial y de participación de todos los bautizados». Asimismo, monseñor Asenjo se refiere al proyecto de Misión diocesana ad gentes, en el que la Iglesia de Sevilla colabora con alguna Iglesia particular hermana en Latinoamérica: «En este sentido tenemos ya la petición de varías Diócesis de aquel Continente. Tenemos también el ofrecimiento de cuatro sacerdotes diocesanos. Sería bueno también contar con algún laico y alguna religiosa». Por último, refiriéndose a la pastoral vocacional, el obispo destaca la necesidad constante de «seguir fortaleciendo nuestra Pastoral juvenil y la Pastoral de las vocaciones, cuya base es siempre una buena pastoral de jóvenes». En este sentido el prelado apela a la responsabilidad de las distintas comunidades eclesiales para ofrecer «a nuestros jóvenes una espiritualidad profunda y unos ámbitos comunitarios donde puedan vivir gozosamente su pertenencia eclesial». El prelado hispalense cierra su carta haciendo referencia al inminente Sínodo extraordinario que se celebrará del 5 al 19 de octubre centrado en la familia y subraya que las familias «deben ser un sector preferente en la pastoral parroquial».

  • 1