viernes, 22 marzo 2019
15:03
, última actualización
Local

Monserrat se merece un homenaje

Que conste que lo escribo sin ironía. Monserrat Nebrera - después de todo lo que ha caído no creo que haga falta explicar quién es - se merece un homenaje, y propongo que se cree una comisión organizadora de carácter transversal...

el 15 sep 2009 / 21:16 h.

Que conste que lo escribo sin ironía. Monserrat Nebrera - después de todo lo que ha caído no creo que haga falta explicar quién es - se merece un homenaje, y propongo que se cree una comisión organizadora de carácter transversal, es decir, que represente a todos los sectores políticos, sociales y culturales, que se encargue de preparar tal evento, que merece el apoyo y asistencia de cualquier andaluz que se precie de serlo. Es más, yo me atrevería a sugerir que esta diputada del PP, sector crítico, en el parlamento catalán, reciba alguna de las distinciones que la Junta de Andalucía concede con motivo del 28 F. Y ya puestos no estaría de mal, que los ayuntamientos valoraran la posibilidad de rotular con su nombre alguna de sus más importantes calles. Y como guinda de este espléndido pastel de reconocimiento, me permito sugerir que la presidencia de dicha comisión organizadora, recaiga en la persona de Magdalena Álvarez, que gracias a ella ha probado las mieles del martirio.

Ya se que muchos estarán pensando que estoy en plan de coña. Pero nada más lejos de mi intención. Monserrat Nebrera, sin ni siquiera proponérselo - porque si lo hubiera hecho intencionadamente merecería ser presentada como única candidata a la presidencia de la junta - ha conseguido, con su patada a la ministra, en el trasero de los andaluces, concitar una explosiva unanimidad entre nosotros, como no se recuerda sobre nada, ni sobre nadie. Ha tocado las fibras más sensibles del orgullo andaluz y ha provocado, y solo por eso se lo merece todo, que políticos, intelectuales, periodistas, taxistas y peritos aparejadores, nos cojamos de la mano y formemos un coro que, sin ensayo previo canta las excelencias de nuestra cultura, de nuestra lengua, de nuestro más profundo ser y sentir. Soy andaluz.

Todo esto no lo ha conseguido ni la segunda o la tercera modernización, ni el bono cultural para los jóvenes, ni los múltiples ciclos que sobre la historia, las costumbres, la economía o el folclore de Andalucía se vienen celebrando con el patrocinio público o privado. Esto lo ha conseguido, con una intervención de medio minuto Monserrat Nebrera, nuestra Monserrat, en una tertulia de la SER. Y yo que siendo tertuliano de ese mismo programa de fin de semana, me siento orgulloso de haber compartido con ella esa condición, aunque nunca hemos coincidido.

Andalucía, los andaluces, desde Tarifa a Bailén, desde Ayamonte a Roquetas, estaremos siempre en deuda con Monserrat, la única que ha conseguido que todos nos aliemos por la misma causa, la que nos ha hecho sentirnos plenamente orgullosos de nuestra condición de andaluces, la que nos ha empujado a superar, aunque sea circunstancialmente, nuestras rencillas y diferencias. Monserrat, nuestra causa común, la espoleadora de nuestra identidad, la artífice de nuestra reivindicación común. Por todo esto, y mucho más, sostengo, y siempre sostendré que Monserrat se merece un homenaje.

Periodista

juan.ojeda@hotmail.es

  • 1