Cultura

Montalvo: "No hay que tender alfombras rojas al espectador"

el 24 sep 2010 / 19:33 h.

Uno de los óleos de Antonio Montalvo expuestos en Full Art.
-->--> -->

Explica Antonio Montalvo (Granada, 1982) que se llama pedrela "a las pinturas que recorren el marco inferior de ciertos retablos, y que crean ambiente o contextualizan el tema central de la obra". Y ése es el título que ha escogido para presentar su primera muestra individual en Andalucía, que inauguró el pasado jueves en la galería Full Art. 

Media docena de piezas, todas en óleo sobre lienzo y fechadas en 2010, componen la propuesta de este artista habitual de la galería madrileña Espacio Mínimo. En estas obras, Montalvo recrea espacios cerrados, caracterizados por un sobrio cromatismo y un especial énfasis en su carácter representativo, distinto de la realidad. A ello contribuye el hecho de que las pinturas muestren deliberados descuidos o detalles que parecen abandonados, a medio rematar. "Me gusta que el proceso sea evidente, que no quede como algo cerrado; que el espectador vea dónde he tenido que tomar una decisión, dónde he encontrado una dificultad. Pero no hay intención en ello, es algo que voy tomando o rechazando sobre la marcha", asegura.

Otro de los aspectos más llamativos de la pintura de montalvo es su gusto por la cita, el guiño o la alusión. Un ejemplo de ello es su cuadro Descendimiento, donde aparece sobre una mesa  una pieza anónima flamenca del mismo nombre, custodiada en la Catedral de Jaén. "Son sustratos, posos de un proceso de apropiación, que no obstante no buscan ninguna ordenación lógica. Se trata de representar la realidad e interpretar el mundo para comprenderlo mejor. El guiño, e incluso el homenaje, están ahí, pero de un modo muy subconsciente", aclara el granadino.

Para Antonio Montalvo, un valor esencial de la obra pictórica es intentar involucrar al espectador, y para ello procura siempre que ésta no se agote en su primera lectura. "No hay que tender alfombras rojas al público, ni permitir que una pintura transmita su mensaje en cinco segundos", asevera. Algo que, lamentablemente, se prodiga más de la cuenta en la creación plástica actual. "Hasta cierto punto es normal, porque con tanta feria el artista puede ceder a la tentación de llamar la atención como sea. Pero hay que tener cuidado con eso. Rubens llama más la atención que Velázquez, con tanta teta y tanto culo. Pero Velázquez reserva otros placeres aunque sea un poco más difícil llegar a él", concluye.   

  • 1