viernes, 26 abril 2019
16:28
, última actualización
Local

Gran estocada a la inversión para mantener a flote sanidad y educación

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha aprobado el proyecto de Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2014.

el 29 oct 2013 / 14:17 h.

TAGS:

La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, ayer en la presentación de los presupuestos. / EFE La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, ayer en la presentación de los presupuestos. / EFE La tijera volvió ayer a hacer estragos en las cuentas de la comunidad autónoma. Ni brotes verdes, ni recuperación en los números menos alegres desde que estalló la crisis con toda su crudeza. El Gobierno andaluz aprobó el proyecto de ley de presupuestos para 2014 con una caída del 3,9% y una cifra global de 29.619,6 millones de euros. Un “auténtico desafío”, según la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, que se estrenó como responsable del Presupuesto andaluz. Un milagro, si se atiende a los números y se dejan a un lado los mensajes envueltos en celofán que vendió el Gobierno. La obligación de recortar 1.200 millones de euros para cumplir el compromiso de reconducir el déficit público al 1% y una nueva caída de ingresos desde el Estado, hacen mella. La casi nula capacidad del Gobierno andaluz de aumentar sus ingresos por vías propias y la decisión política de no subir ni crear nuevos impuestos, también. Un dato: la inversión pública se queda en 3.305 millones de euros. Un 13% menos. Sigue cayendo. Solo los metros en marcha se salvarán como obra pública. Para poder comparar basta mirar  la inversión prevista en el Presupuesto de 2009: 8.260 millones. Más del doble. La coalición de PSOE e IU, tras una “tensa negociación” no exenta de sobresaltos de última hora, logró alumbrar una ley que deja claro que las prioridades son la educación, la sanidad y la dependencia. Estas tres políticas, que también sufren descensos, se llevan ocho de cada diez euros del gasto público. La sanidad copa el 38% del gasto (8.222 millones de euros), la educación, el 30,5% (6.666 millones de euros) y la partida para dependencia, que ahora asume en un 72% la Junta cuando antes la financiación Estado-comunidad era a medias, se queda “intacta” con 1.094 millones. En un nada despreciable tercer lugar, dentro del podio del gasto, sigue la deuda pública, a la que se destinará el próximo ejercicio un total de 3.205 millones de euros. Los andaluces pagaremos en intereses el próximo año un total de 1.130 millones de euros. La consejera de Hacienda defendió que este capítulo es el que más decrece del Presupuesto de 2014, con un descenso del 10,5% (376 millones de euros menos). La Junta ha logrado reconducir en parte su deuda, pero ésta sigue siendo protagonista en los números. La creación de empleo, en una comunidad con millón y medio de parados (36,37% de la población activa), se sitúa como “prioridad” con 1.485 millones. No hay nuevos instrumentos, más allá de un plan de reindustrialización para las pequeñas y medianas empresas que ya se anunció en el Parlamento y que estará dotado con 58 millones de euros. El plan de choque contra el paro continuará en 2014 con otros 200 millones de euros, el bono joven –destinado a quienes buscan su primer trabajo– seguirá con 25 millones de euros y los ayuntamientos dispondrán de otros 60 millones, dentro del plan de lucha contra la exclusión social, para contratar a parados de larga duración que hayan dejado de cobrar ayudas. En la política de empleo, continuidad. La única novedad que se esperaba, la creación de la banca pública, el Instituto de Crédito andaluz, no aparece. Otras de las grandes aspiraciones de IU que se queda en la cuneta. Un grupo de trabajo discute en el Parlamento sobre la creación de este instrumento, que daría crédito a las asfixiadas pequeñas y medianas empresas. La consejera de Hacienda subrayó que una vez que esta banca pública vea la luz se contemplarán partidas y, en cualquier caso, será este instituto el responsable de gestionar los 1.393 millones de euros que se prevén en fondos reembolsables –préstamos– para empresas y emprendedores. La otra aspiración de IU, el banco de tierras, estará dotado con 3 millones de euros. La Junta confía en una “tímida” recuperación, del 0,3% del PIB. Andalucía crecerá pero el Gobierno se guarda de pronosticar que se cree empleo: “Somos extraordinariamente prudentes”.

  • 1