Local

Monteseirín defiende que Urbanismo no está vinculado con el caso Mercasevilla

Después del registro de la Gerencia de Urbanismo y de las acusaciones de la oposición, el alcalde defiende que no hay relación entre la Delegación y el caso Mercasevilla. 

el 06 oct 2009 / 19:55 h.

TAGS:

“Urbanismo no tiene nada que ver con este caso. Son ganas del PP de enredar este asunto”. El alcalde fue ayer así de tajante al ser requerido sobre la relación entre la Gerencia de Urbanismo y el caso Mercasevilla, una línea abierta tras la decisión de la juez de revisar el sistema informático de Urbanismo y explotada por el PP, que ha retomado incluso el discurso del “Urbanismo bajo sospecha” que en su momento acuñaron los socialistas contra el PA. La respuesta de Monteseirín parte de una serie de premisas.

Para empezar, no hay un convenio urbanístico con Sando para la explotación de los terrenos de Mercasevilla y la construcción de más de 2.000 viviendas, sólo hay un PGOU en el que se recoge esta posibilidad que debía ser complementada con un plan especial. En segundo lugar, la técnico imputada, María Victoria Bustamante, actual jefa de servicios de Vía Pública, participó en el concurso como consejera de Mercasevilla no como técnico de la Gerencia. Por último, el alcalde defendió la actuación transparente y la colaboración con la Justicia de la Delegación de Urbanismo, ya subrayada un día antes por el gerente de este área, Miguel Ángel Millán. “Se está poniendo en sospecha la actuación y profesionalidad de todos los trabajadores de la Gerencia, y algunos llevan 25 años prestando sus servicios”. En sus críticas contra la actuación de Urbanismo el concejal del PP Curro Pérez llegó a hablar de una “base de datos B”. En el mismo informe del jefe de servicios informáticos de Urbanismo remitido el lunes, la Gerencia aclaró su actuación respecto al ordenador de Bustamante: “El lunes se procedió al cambio de su ordenador. Se personó el técnico de la empresa y le pidió sus datos. El equipo antiguo se quedó en su despacho para su retirada al centro de almacenamiento de datos” para su destrucción. Los datos se almacenan durante cinco años en la base central de datos.

  • 1