Local

Monteseirín: "El PSOE en este momento es más fuerte con Espadas que conmigo"

Poco a poco se está despidiendo de lo que ha sido su rutina diaria los últimos casi 12 años, pero al alcalde de Sevilla se le ve tranquilo, incluso relajado, liberado de pensar en el mañana porque, en la recta final del mandato, sólo tiene por delante el hoy.

el 02 ene 2011 / 19:31 h.

TAGS:

El alcalde posa en la ventana de su despacho en el Ayuntamiento de Sevilla.

-Llega la hora de hacer balance tras casi 12 años que lleva como alcalde, ¿cómo cree que se le va a recordar?
-Una de las grandezas de la política es que lo que importa al final no es la persona sino el resultado de su trabajo, y creo que el resultado de mi trabajo va a quedar ahí y por mucho tiempo porque la gente lo ha hecho suyo.

-Puestos a poner etiquetas, ¿va a quedar como el alcalde de las setas?
-Siempre hay una cuestión que es la de la coyuntura concreta. Yo soy el alcalde de las setas, claro, pero también soy el del Metro, el de la regulación del casco histórico, el de la peatonalización... A lo mejor lo que queda es que este hombre hizo muchas cosas.

-Si pudiera elegir, ¿con qué proyecto le gustaría que le relacionasen?
-Fundamentalmente con la cohesión territorial: hemos hecho en los barrios obras de infraestructura que nunca se hicieron, los hemos equipado con centros cívicos, de salud, deportivos, parques infantiles... Eso no lo ve todo el mundo todos los días como las cosas del Centro, porque esta ciudad es muy centrípeta, pero es muy importante porque allí es donde vive la mayor parte de la ciudadanía.

-¿El PSOE tiene más opciones de seguir gobernando con Juan Espadas o con usted?
-El PSOE tiene muchísimas posibilidades de ganar las próximas elecciones municipales en Sevilla.

-Dicho de otra manera, ¿el PSOE es más fuerte con Espadas o con Monteseirín?
-El PSOE en estos momentos es más fuerte con Espadas, y desde luego mi objetivo es que la gestión que he realizado contribuya a un reforzamiento aún mayor de esa fortaleza que tiene Espadas, que le viene de ser una persona con principios, con convicciones y con experiencia en la gestión, y de que tiene cercanía y es auténtico con los ciudadanos, nada que ver con su principal adversario.

-Es evidente que no era su primera opción como candidato, porque usted apostaba por Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.
-Es que no era una opción de candidato, sino de cómo habría de ser el procedimiento. Es verdad, yo defendí que el proceso fuera otro, pero al final ha sido como ha sido y aquí estoy yo respaldando al 100% una decisión que al fin y a la postre han tomado los órganos del partido, de mi partido, y que yo asumo perfectamente.

-¿Celis hubiese sido mejor candidato que Espadas?
-Celis hubiera sido un buen candidato en su momento, sí, pero el mejor candidato en este momento sin duda alguna, mejor que cualquier otro, es Juan Espadas.

- Se habló al principio de tensión entre alcalde y candidato.
-Nunca existió, nunca jamás, todo lo contrario, ha habido siempre una relación muy fluida, de carácter personal y de intercambio de información, de ideas. Yo estoy muy satisfecho, y es una de las cosas de las que nos vamos a poder enorgullecer tanto Juan como yo, lo bien que estamos llevando esto a pesar de la dificultad evidente.

-¿Seguro que no le va a poner ninguna zancadilla?
-No, todo lo contrario, no le voy a poner chinitas porque estoy totalmente entregado en un doble sentido: lo que necesite lo va a tener, pero no le voy dar más de lo que él me pida, hay que dejar que él tenga su espacio. Y está claro que 2011 va a ser el año de Juan Espadas.

-Y al revés, ¿espera algún palito de Espadas durante la campaña para distanciarse de usted?
-Estamos hablándolo tanto y con tantísima sinceridad y trabajando con tanta generosidad uno y otro que no hay sitio para ese tipo de cuestiones. Además, tenemos muy delimitados los campos: yo soy el alcalde y tengo una responsabilidad institucional con respecto a la gestión que no se comparte, y otra cosa son las propuestas electorales, que ésas son de Juan Espadas y a mí no me corresponden.

-Lo que sí imagino es que el anuncio de su despedida no fue como hubiese deseado, con un teletipo de José Antonio Griñán hecho público al día siguiente de que se confirmasen las condenas por el caso Macarena.
-En tiempo y forma podíamos haberlo hecho muchísimo mejor, pero ya la decisión la había tomado. Reconozco que pensaba que mi relevo debía hacerse de una determinada forma, y sin embargo el partido terminó convenciéndome de que me quedara hasta el final y aquí estoy. No es fácil ni sencillo, pero tiene también su lógica.

-¿Está empezando a sentirse como el famoso jarrón chino de Felipe González que lo que hace es estorbar?
-Bueno, ése era mi temor un poco, pero la verdad es que no está ocurriendo. Es una cosa que influye más en tu propia psicología que en los demás, porque cambia más tu interior que tu entorno.

-Lo que sí es que sus delfines han salido todos quemados: Carmelo Gómez, Emilio Carrillo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis...
-No creo que Celis haya salido quemado, sino reconocido como una persona con una gran capacidad de gestión y con muchísima inteligencia política. En cuanto a lo de Emilio fue más una cosa de carácter coyuntural que ya por cierto está completamente superada. Y de lo de Carmelo ni me acuerdo ya.

-¿Gómez y Carrillo le traicionaron?
-No, no creo que podamos hablar de traición, les entraron las prisas y las prisas son malas compañeras. Y ya está.

-¿Ha restablecido la relación personal con Carrillo?
- Sí, totalmente.

-Con Carmelo Gómez no, por lo que parece.
-Hace ya tanto de aquello que de verdad ya ni me acuerdo.

-En cuanto a la gestión municipal, y mirando lo ocurrido en 2010, ¿no es una vergüenza la imagen que se está dando en el conflicto con la Policía Local?
-Vaya por delante que esto no es un Ayuntamiento peleado con su Policía: es una institución, una empresa, que no admite el chantaje permanente de un sindicato. Es verdad que se ha dado una imagen mala, malísima, pero el problema es que se ha ido mucho más allá por una parte de este sindicato, no confundamos y no generalicemos diciendo que es toda la Policía. No son buenas determinadas actitudes de protesta por la imagen de la propia Policía, porque estamos hablando ya de una violencia con consecuencias de daños físicos.

-En cuanto a prioridades, ¿la principal ahora es que le dé tiempo a inaugurar el proyecto Metropol Parasol?
-Eso de que es la principal prioridad depende más de la prensa que de mí. Hombre, ya hemos abierto partes como el mercado, y terminaremos inaugurando en marzo el Anticuarium, claro que sí.

-¿Se arrepiente del proyecto tal y como es, por el coste económico y político que ha tenido para el Ayuntamiento?
- Aquí no ha habido ni coste político ni económico, si acaso coste personal, un poco de desgaste... Hombre, si no haces nada y te quedas quietecito, no molestas a nadie y no te complicas la vida con un proyecto que puede generar polémica a lo mejor quedas muy bien desde el punto de vista personal, estás más tranquilo, sufres menos, tienes menos desgaste y erosión. Yo creo que eso fue lo que pensó por ejemplo Soledad Becerril.

-¿Me está diciendo que no ha tenido coste económico para la ciudad?
-Todo lo contrario, lo que tiene son ventajas económicas. Las inversiones principales en la ciudad se han hecho o con fondos que provienen de desarrollos urbanísticos o con fondos de inversión del Estado y la Junta. Alguien puede pensar que el dinero de las setas podría haber ido para Tussam, pero no se puede. Pero es que además este tipo de inversiones terminan generando una dinámica económica muy rentable, porque lo que estamos construyendo en las famosas setas no es un edificio de oficinas que no añade nada desde el punto de vista de la dinamización económica y cultural, como se quería hacer en el Prado, es algo que una vez terminado genera beneficios exponenciales desde el punto de vista económico. Así que no hemos hecho gasto, sino inversión productiva.

-Pero el sobrecoste sí lo paga la ciudad.
-Pero es que una cosa es que algo que cuesta tanto te salga más caro y otra distinta que estás haciendo una cosa y la mejoras. Eso no es un sobrecoste, es un coste añadido si quiere, pero es porque haces más. En general en Sevilla hemos hecho una magnífica gestión desde el punto de vista de la inversión: hemos hecho muchas obras y lo hemos hecho siendo, como reconoce el Banco de España en su último informe, el ayuntamiento de gran capital menos endeudado y que en los últimos meses ha reducido más su deuda. ¿Que tenemos problemas económico-financieros? Los tenemos, pero están vinculados a la prestación del servicio público y los recursos humanos, porque a diferencia de otras ciudades aquí todo es público, tenemos unas empresas municipales que prestan un servicio muy amplio por el que no cobran ni la mitad de lo que cuesta. Y aún así, en este momento tengo las arcas municipales, y las voy a dejar, infinitamente mejor que como me las encontré desde el punto de vista financiero y económico. A Sevilla la voy a dejar mucho más preparada para afrontar los retos que una gran ciudad siempre tiene por delante que como me la encontré, con la depresión postparto después del 92 de la que no sabía salir.

-En cuanto a proyectos, ¿su mayor frustración ha sido no lograr que Tablada sea pública?
-No, porque no ha dependido de la voluntad política ni tampoco de nuestra capacidad de gestión. Te das con el muro de unas resoluciones judiciales frente a las que no puedes hacer mucho más que intentarlo una y mil veces. De todas maneras, quiero recordar que el objetivo principal de Tablada se cumplió: Tablada es hoy verde.

-¿Cree que los propietarios están esperando a las elecciones a ver si se produce un cambio que les pueda beneficiar?
-No, lo que creo es que ahora hay una situación radicalmente distinta en cuanto a las expectativas urbanísticas que pudo haber en su día, porque si hubieran conseguido su objetivo de desbancarnos y se hubiese hecho el proyecto urbanístico de Tablada hoy día los promotores estarían tirándose de los pelos, porque la burbuja explotó y aquello sería hoy un cementerio de cemento.

-¿El futuro verde de Tablada está garantizado gane quien gane en mayo?
-No, creo que en estos momentos Tablada está protegida por mor de la falta de expectativas de una cierta especulación urbanística de futuro, pero pienso que en cuanto las cosas se recuperen la derecha retomará de inmediato aquello. No quiero hacer futuribles, pero el PP ha dicho que allí pueden ir pisos, que allí cabe de todo. Me daría más tranquilidad de espíritu y de ánimo que todo lo que hemos hecho va a ser irreversible para siempre, pero no estoy seguro de ello.

-Pero el PP anuncia que si gobierna no va a entrar como un elefante en una cacharrería, que lo que hará es mejorar muchos de los actuales proyectos.
-Sí, dicen una cosa y la contraria, ésa es su estrategia. Dicen que no van a llegar destrozando como el caballo de Atila, pero a la vez se les ve incómodos con determinadas políticas que no son las suyas y las tienen que asumir a la trágala.

-¿Cuál ha sido el candidato del PP más duro de pelar al que se ha enfrentado: Soledad Becerril, Jaime Raynaud o Juan Ignacio Zoido?
-Sin duda Jaime Raynaud, es el que mejor dominaba la realidad de la ciudad, el que mejor la conocía, y si no estudiabas bien un asunto te estudiaba. Soledad estaba más en su mundo, y Zoido no está en nada, está en lo que está.

-Pues hoy por hoy las encuestas dicen que es el claro vencedor.
-Eso de las encuestas a nivel local ya me lo sé: hacia el tercer año de mandato es el punto más bajo de la curva de valoración de tu trabajo, pero luego remontas y cuando llega el momento, en mi caso al menos y así tendrá que ser ahora, yo termino por encima de donde empecé. He sido el único alcalde que ha mejorado sus resultados elección tras elección. Y ahora toca remontar.

-¿Augura una nueva coalición de gobierno?
-Hombre, lo suyo es pretender siempre tener la mayoría suficiente para gobernar en solitario, esto en Sevilla sólo se ha dado una vez y en 1983, que veníamos de 202 diputados del PSOE en España. Por tanto, hay que pretenderlo, y en caso de que eso no sea así manda la democracia, la mayoría.

-¿En este sentido Antonio Rodrigo Torrijos [portavoz de IU] es un socio fiable?
-Sí, no sólo fiable, sino leal. Es peculiar, muy suyo y muy propio, tiene sus cosas y hay que saber llevarse con él, pero es leal. Discute mucho, pero al final en lo que se queda es lo que vale.

-¿Qué le parece la cacería que ha habido contra la figura de Torrijos?
-Que le han hecho un favor enorme. Le han dado, que él me perdone, una barbaridad de protagonismo, más del que realmente le corresponde a una fuerza política que tiene un peso específico relativo dentro del Ayuntamiento.

-¿Y Zoido? ¿es más o menos de lo que parece?
- Hombre, a estas alturas no me corresponde ya criticar. Con todo el respeto creo que Zoido es mucha apariencia, y en un doble sentido: políticamente no vale tanto como pretenden meternos por los ojos todos los días sus voceros, pero luego personalmente no es tan poca cosa como podría dar la impresión con tanta sobreprotección.

-¿Teme que Mercasevilla afecte la campaña electoral del PSOE?
-No sé si alguien pretende eso pero creo que se equivoca. Intentar politizar la justicia o judicializar la política no va a ninguna parte, porque como se ha demostrado en este caso y en otros los primeros interesados en que se sepa la verdad y se haga justicia hemos sido nosotros. Lo que ha de saberse es que aquí hay mucho de buscar ventajismo en un campo como es el de la pena de periódico: esto no tiene ninguna base ni fundamento, pero los días que vas a salir en el periódico te los vas a tener que tragar.

-¿Habrá algún político municipal que se acabe sentado en el banquillo?
-De ningún partido, ni del Ayuntamiento ni del consejo de administración de Mercasevilla. Ahí no hay en ningún caso responsabilidad política de ninguno de los partidos, hemos sido engañados todos.

-Cuando se sepa cómo acaba el caso ya no será alcalde, ¿dónde estará?
-He recibido algunas propuestas, pero yo todavía no he tomado ninguna iniciativa concreta. Hombre, todo el mundo sabe que termino en junio y que estoy aquí, así que ya veremos.

-¿Ha recibido la propuesta de alguna embajada?
-La mayor parte de las cosas que han sonado por ahí han sido propuestas que me han llegado, nunca nada que yo haya planteado, pero no hay nada concreto. Yo soy médico inspector con plaza de funcionario, no he vivido esto nunca como una profesión a pesar del tiempo que llevo, y eso siempre lo tengo ahí. En honor a la verdad, lo único que le he comentado a los responsables de mi partido es que si me quieren proponer alguna cosa me gustaría que si es en Sevilla sea fuera de la política, y que si es en la política sea fuera de Sevilla. Es lo único desde el punto de vista humano que planteo.  

  • 1