Local

'Monteseirín va a seguir siendo alcalde en 2011'

El ya ex concejal de Urbanismo Emilio Carrillo concedió ayer a Radio Sevilla de la Cadena Ser su primera entrevista, 24 horas después de dimitir de su cargo. Ésta es la transcripción.

el 15 sep 2009 / 08:54 h.

TAGS:

-Usted ha dicho que dimite por coherencia personal...

-Más concretamente por coherencia personal y política.

-¿Puede explicarlo?

-Sí. Siempre me ha llamado la atención que en la actividad política se comete con frecuencia un error, que consiste en enmarañar las cosas, en la capacidad que tenemos los políticos para que las cosas más sencillas se conviertan en complejas. En este asunto he intentado que no me suceda: he sido delegado de Urbanismo y es el alcalde el que ha delegado en mí. Y creo que es conocido que de un tiempo a esta parte las relaciones con el alcalde no se han movido en el ámbito de la sintonía que sí ha habido durante muchos años. En el momento en el que se producen esos problemas en las relaciones parece evidente que lo que corresponde como delegado es dimitir. No tiene sentido engañarse o no ver la realidad. Y también me ha preocupado un tema que entra dentro de la coherencia política, y es que todo esto no ha sido ajeno a los ciudadanos.

-¿No cree que los ciudadanos no entenderán que un buen gestor quede apartado del Gobierno?

-El balance final en Urbanismo es aceptable, con temas importantes como la aprobación del PGOU o los planes de vivienda protegida. Esa experiencia de gestión la puedo poner en valor con mi nueva función. No será enfrentarse todos los días a una mesa llena de problemas y proyectos pendientes, sino otra función desde una perspectiva más cómoda.

-¿Qué peso han tenido para tomar la decisión en este momento el conflicto de Hytasa, que hacía responsable a Urbanismo y, su apoyo a Viera en el congreso del PSOE?

-Sobre el tema de Hytasa, no puedo negar la realidad: ha tenido mucho que ver. Han sido problemas de confianza, de disfunciones en el día a día... Sin ninguna duda el caso de Hytasa para mí representa un antes y un después. No desvelo ningún secreto si reconozco que fueron semanas muy duras, lo pasé francamente mal. Que hubiera un informe del Ayuntamiento que pusiera a la delegación de Urbanismo y a mi persona al pie de los caballos en un proceso de diligencias previas en un caso penal pues... yo que lo he vivido, no se lo aconsejo a nadie, ni a mi peor enemigo. Por tanto no es lógico ligarlo con temas orgánicos. Es más, la decisión de dimitir la tomé en aquellas fechas, después de lo acontecido en el caso Hytasa. Lo que ocurre es que no eran momentos aquellos para echar más leña al fuego de un patio congresual que ya estaba bastante movido. Me pareció más razonable esperar a que pasara el congreso provincial para poner sobre la mesa mi dimisión. Se lo planteé al alcalde el viernes, me pidió que lo reflexionara, me di el fin de semana para ello, y ayer por la mañana ya le comuniqué mi decisión.

-El presidente Chaves pidió la semana pasada lo contrario de lo que está pasando: bajar el balón, intentar no afectar la política del Ayuntamiento a nivel institucional. Esta decisión, ¿no va en dirección contraria?

-No coincido con usted. Estoy ayudando a poner el balón en el suelo, a que decisiones que estaban pendientes se tomen antes de meternos en las vacaciones de agosto. No hubiera sido de recibo dejar una decisión así pendiente de algún movimiento en septiembre. Eso habría puesto en solfa el inicio del nuevo curso político.

-Algunos en el Consistorio dicen que Carrillo ya estaba disperso, despreocupado de su área.

-No voy a entrar en dimes y diretes. Creo que a estas alturas no tengo que demostrar nada en lo que es gestión. Los sevillanos saben cómo trabajo. Al Ayuntamiento me he dedicado al 120% y lo he dado todo y eso hay pocas personas que lo puedan poner en duda.

-El hecho de que no haya renunciado a su acta de concejal algunos lo interpretan como que a medio plazo podría relevar al alcalde. ¿Baraja ese escenario?

-En absoluto. La decisión de dimitir llevaba aparejada el poner a disposición del partido el acta de concejal. Se equivoca de lleno aquel que piense que yo me mantengo de concejal porque tengo una pretensión mayor en el medio plazo. Me mantengo por lealtad con el partido, por responsabilidad y porque voy a seguir aportando cosas en la ciudad de Sevilla.

-¿Y si el partido se lo pide?

-Creo que el partido valora lo que valoro también yo y es que Monteseirín es el mejor alcalde que ha tenido Sevilla, porque ha acometido proyectos que nunca un Ayuntamiento en la ciudad se había atrevido a plasmar. Y quiero ser rotundo: Monteseirín es para mí el alcalde de Sevilla, lo va a seguir siendo y a mí me gustaría que fuera el candidato en 2011.

-Usted es el muñidor del PGOU. Y ese plan, en este tiempo de crisis, se está viendo comprometido. ¿Podría faltar el impulso para desarrollar todos los convenios que están pendientes?

-Sería un pretencioso si permitiera que se entendiese que el PGOU depende de mí. Yo soy un eslabón en la cadena, en un trabajo de equipo. Ahí podemos estar enormemente tranquilos. El PGOU no sólo ha definido un modelo de ciudad, también ha conseguido financiación. Más de 1.000 millones de euros que el plan ha sido capaz de conseguir a través de convenios urbanísticos y que el Ayuntamiento tiene a su disposición para ejecutar los grandes proyectos. Esto es una gran ventaja en el momento que está viviendo la economía, porque mientras los promotores privados pueden estar dando un paso atrás por la crisis, aquí en Sevilla los poderes públicos están en condiciones de poner en marcha grandes iniciativas de obras que si fuera por la inversión privada serían casi imposibles.

-¿Ha habido interferencias externas en su gestión?

-Le repito que no quiero entrar en detalle ni sacar una serie de retahílas de los agravios e incidentes que tengo en la memoria. Que los ha habido es evidente.

-El PP ganará algo de todo esto. ¿Es rentable asumir el coste político de esta nueva crisis interna del Gobierno local?

-A mí la oposición que está haciendo Zoido es de muy bajo nivel. No tengo dudas de que el modelo de ciudad que estamos ejecutando será una realidad tan abrumadora en 2011 que el PSOE mantendrá la Alcaldía.

-Después de tantos años con el alcalde, ¿le frustra que hayan acabado de forma tan abrupta?

-Una decisión así no se acomete con alegría, sobre todo a mitad de un mandato municipal. Cuando en un matrimonio, las cosas no funcionan como antes, lo inteligente es afrontarlo, no enmascararlos y dejando que pase el tiempo.

  • 1