viernes, 14 diciembre 2018
03:59
, última actualización
Economía

Montoro anuncia más medidas aunque "no supondrán recortes"

El ministro de Hacienda, el de Economía y el de Interior dan tres cifras de déficit distintas el mismo día.

el 02 ene 2012 / 12:44 h.

La batería de medidas adoptadas en el último Consejo de Ministros de 2011 no son suficientes para frenar el déficit. Así lo corroboró ayer el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien avanzó que el Gobierno seguirá trabajando de manera "urgente" esta semana para aprobar nuevas medidas en su reunión del jueves, después del paquete de ajuste aprobado la semana pasada, que incluía un recorte del gasto de 8.900 millones y un aumento de ingresos de 6.200.

Montoro hizo estas declaraciones durante la toma de posesión de los altos cargos del Ministerio de Hacienda, aunque en una conversación posterior con periodistas matizó que las nuevas medidas que verán la luz el jueves no serán de ajuste ni de recorte, sino que buscan desarrollar programas de gobierno en "distintos ámbitos" para que los ciudadanos y Europa vean que hay un Ejecutivo "con empuje, trabajo e iniciativa".

Tras recordar que para "taponar la herida de la economía española" se ha pedido un "esfuerzo proporcionado y temporal", remarcó que el Ejecutivo se va a dedicar a una tarea que "es difícil pero posible". "Hemos mandado la señal clara de que hay un Gobierno decidido y ahora estamos comprometidos a reequilibrar las cuentas públicas cuanto antes, porque si no tenemos una financiación adecuada no vamos a crecer ni vamos a crear empleo", indicó, si bien eludió precisar si en este programa de actuación está prevista la privatización de las empresas públicas.

En la misma conversación, Montoro aseguró que el Gobierno mantiene la previsión de un déficit "en el entorno del 8%" al cierre de 2011, pese a que el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, había dicho horas antes que el saldo negativo puede superar ese umbral. "Es posible que se pase del 8%, pero espero que no sea mucho", subrayó De Guindos en declaraciones a la SER, donde destacó que el contexto actual es muy complicado, con un crecimiento negativo en el último trimestre del año, unas comunidades con "dificultades enormes de liquidez y de pago", con un deterioro del mercado laboral y con un sistema financiero que necesita una reestructuración "adicional".

Y no fue el único que se atrevió a hablar del déficit ayer. Horas después, el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, cifró en el 8,2% del PIB el déficit con el que cerrará España el 2011, por lo que pronosticó que deberá acometer un recorte de 38.000 millones de euros para cumplir con el objetivo de reducir hasta el 4,4% el déficit en 2012.

A este respecto, De Guindos afirmó que, a pesar de que subir los impuestos "no ha sido un plato de gusto" para el Gobierno, constituye un acto de "responsabilidad" para evitar que la economía española llegara a una situación "prácticamente imposible". De Guindos añadió que si el Gobierno no hubiera adoptado estas medidas, se las hubieran "impuesto" sus socios europeos porque España "no está en condiciones en este momento de tener una desviación como la que se va a producir y no tomar medidas que vayan en la dirección de corregir esta desviación".

Preguntado por en cuánto estaría ahora el déficit si el Gobierno del PSOE no hubiera aprobado las medidas de mayo de 2010 rechazadas por el PP, el ministro dijo que no quería "llorar por la leche derramada" y que el Ejecutivo socialista adoptó medidas "positivas", como el retraso de la edad de jubilación, pero cometió errores de diagnóstico sin los cuales no se habría "llegado a la situación actual".

En otro orden de cosas, el ministro de Economía justificó la posibilidad del Estado de otorgar avales a la banca por 100.000 millones en 2012 para evitar el cierre de crédito, y consideró que no adoptar dicha medida hubiera sido "una gran irresponsabilidad". Esta iniciativa, que no fue anunciada por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en el pasado Consejo de Ministros, forma parte del decreto publicado en el Boletín Oficial del Estado.

  • 1