lunes, 22 abril 2019
03:45
, última actualización
Local

Morales consolida su hegemonía

Socialista, indigenista, antiimperialista y uno de los principales socios de la alianza bolivariana, Evo Morales seguirá siendo presidente de Bolivia al menos hasta 2015.

el 07 dic 2009 / 06:50 h.

TAGS:

Miles de bolivianos celebraron con pancartas en La Paz el triunfo electoral de Evo.

El aimara Evo Morales superó el domingo con creces el apoyo que hace cuatro años le convirtió en el primer presidente indígena de Bolivia y uno de los referentes de la nueva izquierda gobernante en varios países de América Latina. Con alrededor del 60% de respaldo, que le asignaron los sondeos de medios de comunicación -aún no hay datos oficiales-, Morales podrá iniciar el próximo 22 de enero un mandato de cinco años, hasta enero del 2015.

Morales se convierte así en el primer presidente del último periodo democrático de Bolivia reelegido de forma consecutiva y tiene por delante un nuevo mandato de cinco años para afianzar las "reformas profundas" que pretende para su país, el más pobre de Latinoamérica. De hecho, el mandatario anunció el mismo domingo que los resultados obtenidos le obligan a "acelerar" el "proceso de cambio" emprendido bajo su batuta en un país marcado por brechas económicas, étnicas y regionales.

Socialista, indigenista, antiimperialista y uno de los principales socios de la alianza bolivariana que lidera el presidente venezolano, Hugo Chávez, Morales ha rebasado, contra el pronóstico de muchos, un primer mandato marcado por la polarización política en su empeño en "refundar" Bolivia y acabar con el neoliberalismo. Tachado de "autoritario" por sus adversarios políticos, Morales ha convencido a la mayoría de los bolivianos para seguir adelante con su "revolución democrática y cultural" y con el desafío de aplicar una Constitución que supone la reestructuración del Estado y una nueva institucionalidad en el país.

Aunque ha garantizado que no volverá a presentarse a otra reelección tampoco oculta que su propósito es que el "pueblo" y las clases más desfavorecidas de Bolivia permanezcan en el Palacio de Gobierno tantos años como han sido excluidas del poder.

Recién cumplidos los 50 años, Morales admite que ahora está preparado para ser presidente tras cuatro años de actividad infatigable, como bien saben sus colaboradores, periodistas y hasta políticos extranjeros a los que no ha dudado en convocar a reuniones en horas tan intempestivas como las cinco de la madrugada. Lo que sí le reconocen hasta sus rivales es que, para bien o para mal, ha puesto a Bolivia en el mapa internacional tanto por sus polémicas políticas y alianzas externas como por un peculiar estilo alejado de convencionalismo que se hizo famoso desde aquella chompa (jersey) rayada que lució en su primera gira internacional a finales de 2005.

Humilde. Evo Morales nació en la comunidad de Isallavi, en la región andina de Oruro, en el seno de una humilde familia aimara. Tiene además dos hijos adolescentes de madres distintas, pero aún no se ha casado.

En su infancia y juventud, Morales fue pastor de llamas, panadero, albañil y trompetista, antes de su éxito como jefe de los productores de coca de su país, sector de donde pasó a liderar un movimiento campesino que le catapultó a la Presidencia en el año 2005, tras ser respaldado por el 53,7% de los votantes. Morales, que sólo estudió hasta el bachillerato, ha recibido doctorados honoris causa en universidades de Bolivia, Argentina, Ecuador, Rusia o Venezuela.

Su alto perfil mediático y su manera de gobernar "con los movimientos sociales", que muchos atribuyen a una lógica sindical y hasta excluyente con otras clases sociales, han despertado dentro y fuera de Bolivia tanto entusiasmo como intenso rechazo.

  • 1