Cultura

‘Morarte’: un arriesgado viaje a la intimidad de un torero intransferible

El diestro considera que el documental 'Morarte. Historia de un encuentro' supone una "nueva forma de ver el mundo del toro".

el 09 nov 2011 / 19:49 h.

El torero Morante de La Puebla posa junto a su mujer a su llegada al Festival de Cine Europeo de Sevilla, donde se presenta el documental "Morarte. Historia de un encuentro".
-->--> -->

Del toro al torero entendidos como las dos caras de una misma moneda. Así se plantea este documental que busca su título en la síntesis de dos palabras:  Amor y Arte. Así nos encontramos con Morarte, la historia de un encuentro que recorre las esquinas ocultas de un torero inimitable; de su entorno, sus fieles y sus miedos. El proyecto cinematográfico nos invita a un nomadeo que parte de las orillas del Guadalquivir y se cierra con la muerte inexorable de un toro en una plaza, ya clausurada, como es la Monumental de Barcelona.

Los entrenamientos, la cría del toro bravo en la dehesa de Núñez del Cuvillo, la presencia de los hombres de la cuadrilla, de sus familiares, de sus paisanos y el telón de fondo de las marismas del Guadalquivir prestan la tramoya de este retablo de breves fogonazos que abre muchas puertas a los interiores del toreo pero que no siempre consigue apurar todos los resortes narrativos y las posibilidades dramáticas que presta la fuerte personalidad, la compleja y rica alma de artista del diestro sevillano. Eso sí, la cinta esboza un rico aguafuerte de la niñez del torero, de su génesis y el desenfadado testimonio de su madre dibuja el niño que fue. Pero en el fondo se pretende trazar un viaje paralelo entre los destinos del toro y el torero, enhebrándolos en la presencia intermitente del bailaor que condensa fatalmente ambas figuras.  Sí hay que poner un pero: siempre queda la sensación de que se ha podido apurar un poco más, de que queremos conocer mucho más del planeta remoto en el que habita Morante de la Puebla.

La arriesgada fórmula, que sucede a otros proyectos incluidos en la ya habitual Tarde de Toros como los documentales protagonizados por El Fandi y la memoria de Ignacio Sánchez Mejías, ha sido dirigida por el realizador Ander Luque, que también firma el guión y la música de un proyecto que llevará este trozo del mundo del toro por numerosos festivales cinematográficos de toda la geografía mundial en un momento crucial para la imagen de la Tauromaquia, una disciplina artística pendiente de blindar, proteger y potenciar.

La presentación del documental llenó el patio de butacas del Teatro Lope de Vega y contó con la presencia de su protagonista, el propio Morante de la Puebla. "De alguna manera me retrata tal y como soy", declaró el torero a la salida del teatro Lope de Vega en una improvisada y apresurada rueda de prensa sin acertar a definir su contenido: "No sabría cómo calificarlo, da una imagen nunca vista del mundo del toro con un gran sentido audiovisual y una profundidad importante. Es una película positiva para el mundo del toro y como torero la veo interesante". El diestro de La Puebla también quiso restar importancia a su participación en el proyecto diciendo: "Yo no he hecho nada del otro mundo, simplemente fui receptivo a la idea y me siguieron durante un tiempo y estuvimos grabando esas imágenes". En cualquier caso, precisó, "siempre que el mundo del toro está presente en el cine es importante".

En ausencia de su director, la película fue presentada por, el productor del proyecto, Bernabé Rico, que precedió con su intervención a la actuación en vivo del bailaor José Galán, que escenificó e idealizó la lidia y muerte de un toro bravo -la misma coreografía que vertebra el contenido de la cinta- en el escenario del teatro Lope de Vega.

  • 1