Local

Moratinos dice que el presidente viajará a Cuba y Zapatero lo duda

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dejó en el aire su visita a Cuba, tan sólo horas después de que el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, confirmara su viaje para 2009.

el 15 sep 2009 / 16:45 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dejó en el aire su visita a Cuba, tan sólo horas después de que el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, confirmara su viaje para 2009.

Rodríguez Zapatero dejó claro ayer que aún no tiene decidido si viajará a Cuba, poco después de que el ministro Moratinos afirmara que el jefe del Ejecutivo había aceptado una propuesta para visitar la isla en 2009. "Hay esa propuesta, es un proyecto que está ahí y ya veremos en su momento si se consuma y cómo se consuma", dijo Zapatero en la rueda de prensa que ofreció en Moncloa después de su entrevista con el líder de la oposición, Mariano Rajoy.

Horas antes, Moratinos había anunciado, en rueda de prensa junto a su homólogo cubano, Felipe Pérez Roque, que Zapatero había aceptado una invitación del presidente cubano, Raúl Castro, para viajar al país en 2009. Moratinos había añadido que la fecha concreta y las "circunstancias" del viaje se definirían por vía diplomática. Pero éste no fue el único desmentido. El propio Moratinos se mostró satisfecho con los avances que él percibe en Cuba, frente a los comentarios realizados horas antes por su secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, quien consideró que los cambios que ha habido en la isla son "claramente insuficientes", al tiempo que defendió el diálogo y no el embargo y las sanciones como la mejor manera de avanzar.

No obstante, la presencia de Pérez Roque en Madrid reafirmó la sintonía y la amistad entre ambos Gobiernos. El canciller cubano fue recibido ayer por la tarde por don Juan Carlos en el Palacio de la Zarzuela y, antes de su reunión con Moratinos, se entrevistó con la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en el Palacio de la Moncloa.

Las reformas. El ministro consideró que hay un proceso de cambios en Cuba y que esta mejoría se ha visto reflejada en el descenso del "número de presos en situación difícil" que había en la isla. Pérez Roque valoró el diálogo "respetuoso" con el Ejecutivo español, al que atribuyó un papel decisivo para reanudar la interlocución con la UE, después del levantamiento de las sanciones impuestas en el año 2003.

El canciller cubano se reunirá el próximo jueves en París con la presidencia francesa de la UE y la Comisión Europea para formalizar la nueva etapa. Sin embargo, dejó claro que el régimen castrista no hará reformas que se salgan del marco de la revolución y del socialismo. Según Pérez Roque, "nadie debe hacerse ilusiones" de que Cuba va a "desertar" en su meta de construir una sociedad "justa, incluyente y cada vez más democrática y abierta". Añadió que la actual crisis financiera ha reforzado la tesis castrista de "no copiar" el modelo de capitalismo. "Dios nos libre de intentar hacer en Cuba el sistema dictado de Wall Street. No queremos imitar. Reconocemos el derecho de cada país a hacer lo que considere. Reclamamos igual respeto para nosotros", señaló. No hizo mención a la posibilidad de que haya liberaciones de disidentes en próximas fechas y se limitó a dejar claro que en la isla "no hay nadie preso por pensar distinto".

En materia de cooperación, Moratinos ofreció a Cuba un plan de ayuda de 24,5 millones de euros para reconstruir las zonas dañadas por el paso de los huracanes Ike y Gustav. Este programa tendrá una vigencia de dos años y se destinará principalmente a recuperar viviendas, explotaciones agrícolas e infraestructuras básicas.

El Gobierno aceptó además renegociar la deuda comercial que La Habana tiene con España -1.700 millones de euros a comienzos de 2007- para favorecer el proceso de reformas y las inversiones en la isla.

  • 1