Local

Moreno niega roces con Griñán por la crisis del PSOE de Jaén

La dimisión de la exalcaldesa Peñalver agita aún más el patio jiennense tras aprobarse una gestora

el 29 nov 2011 / 21:48 h.

TAGS:

"Estoy muy bien donde estoy y muy bien con quien estoy". Es el galimatías con el que respondió ayer la consejera de la Presidencia y portavoz del Gobierno, Mar Moreno, preguntada sobre si la crisis del PSOE de Jaén ha pasado facturas a sus relaciones con la ejecutiva regional del partido y por ende con el presidente y secretario general, José Antonio Griñán. Moreno respondió con firmeza ante los numerosos rumores que desde el día anterior apuntaban a un conflicto entre la número dos del Gobierno y Griñán de tal magnitud que podría desembocar en su dimisión.

Fuentes socialistas de la ejecutiva regional y del entorno más próximo a Moreno insistieron en que esa fractura no existe aunque crece la pugna abierta en la provincia de Jaén, donde los socialistas llevan años divididos entre los partidarios del que todavía es presidente del partido y hombre fuerte, Gaspar Zarrías, y los seguidores de Mar Moreno. El último conflicto se llevó ayer por delante a la exalcaldesa Carmen Peñalver, afín a Moreno, que anunció su dimisión y su retirada de la política después de que se constituyera una gestora que la apeó de la dirección local del PSOE. En total han dimitido 15 de los 38 miembros de su ejecutiva.

Los hechos se remontan a dos lunes atrás, en plena resaca tras el 20-N. Griñán se reunió con sus secretarios provinciales e hizo una llamada a la unidad. Algunos líderes provinciales levantaron la mano y le ofrecieron su respaldo pero a cambio de no tener interferencias de la ejecutiva regional de San Vicente en sus territorios. Ni para resolver conflictos pendientes ni para elaborar las listas a las elecciones autonómicas. Se selló la paz pero con estas concesiones. Esa misma noche el secretario provincial del PSOE de Jaén, Francisco Reyes, anunció en una reunión del partido que se crearía una gestora para dirigir el partido en la capital. Así lo había pedido tras la derrota en las municipales de mayo un grupo de militantes contrarios a Peñalver y afines a la dirección provincial. El aparato oficial del PSOE de Jaén, con Reyes y Zarrías como líderes, laminaban así a uno de los referentes del sector crítico. El enfrentamiento llevaba abierto desde mayo, cuando la exalcaldesa perdió. Además después se libró esta batalla con la delegación de la Junta en Jaén como pieza. Moreno frenó cualquier nombramiento afín con el aparato socialista en la provincia.

Tras el 20-N, Zarrías ganaba el pulso a Moreno y además con el visto bueno de San Vicente y tras pactarlo con Griñán. Por eso cabe la lectura de que el secretario general ha dejado a un lado a su número dos del Gobierno y se suceden las especulaciones sobre su futuro político o sobre si pueden llegar a sacarla de las listas para las autonómicas.
Preguntada sobre este asunto en el Consejo de Gobierno, la consejera de la Presidencia se limitó a apuntar: "Somos muchos los que en Jaén y fuera de Jaén pensamos que facturas internas de este tipo hacen el partido más pequeño". Y ensalzó a Peñalver como "un ejemplo de coherencia, de valentía y de responsabilidad".

Fuentes socialistas admitieron que se le pidió a Moreno que no hablara en el Comité Federal del sábado "porque iba a hacerlo Griñán y se quería una voz única de Andalucía" pero negaron algo más detrás. Y aseguran que ella ha gestionado junto a la secretaria de Organización, Susana Díaz, la crisis jiennense para evitar dimisiones. Su ausencia en el acto de unidad del PSOE del domingo se debe a que estaba en Jaén llamando a la calma.

  • 1