martes, 11 diciembre 2018
19:40
, última actualización

Moreno pide a los suyos no abstenerse mirando a Madrid

La desmovilización de sus votantes descontentos es su enemigo pero avisa de que «son unas elecciones andaluzas, no estamos evaluando otras cosas».

el 13 mar 2015 / 23:19 h.

Moreno, estuvo ayer en Almería acompañado de su antecesor, Javier Arenas. / Europa Press Moreno, estuvo ayer en Almería acompañado de su antecesor, Javier Arenas. / Europa Press El candidato popular, Juan Manuel Moreno, se hizo ayer su primera foto en campaña con su antecesor en el puesto de aspirante a presidente andaluz, Javier Arenas, hoy vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP que dio la sorpresa al meterse a última hora en la lista por Almería como número 4, con opciones para entrar en un Parlamento del que muchos pensaban que se marcharía para no volver. Arenas ha hecho campaña pero hasta ayer no había coincidido con Moreno. Fue precisamente en su provincia feudo, Almería (concretamente en El Ejido), esa en la que Susana Díaz abrió campaña y ayer volvió a visitar con ansias de lograr en ella un triunfo simbólico. Tras la visita a una empresa de transportes, compartió una charla informal con los periodistas que le acompañan en la caravana en la que reconoció que su principal preocupación es la abstención de los suyos, que confía en movilizar apelando a los «sentimientos». Defendió que su proyecto es de «equipo» frente al «excesivo personalismo» de Díaz y admitió que tras el debate de Canal Sur, las huestas populares se han animado. Por la tarde, en un mitin en Andújar (Jaén) –su alcalde, Jesús Estrella Martínez le invitó a volver para la romería de la Virgen de la Cabeza «como presidente de la Junta»– volvió a apelar a esos posibles abstencionistas (hasta ahora se había centrado en los indecisos) que dejó entrever que podrían serlo por su descontento con los recortes del Gobierno central, aunque en esta campaña el presidente Rajoy y sus ministros están muy presentes –hoy y mañana volverᖠdefendiendo precisamente que es el PP el garante de la recuperación. Por ello les lanzó un mensaje: «Son unas elecciones andaluzas. No estamos evaluando o midiendo otras cosas que lo que ha hecho el Gobierno socialista». También trató de alejarlos de otras opciones: «Es una oportunidad de oro, podemos dar un paso adelante o un paso atrás apostando por la inestabilidad política y aventuras». Insistió en que solo el PP es garantía de cambio y criticó el «cuento del miedo» que lleva usando el PSOE más de 30 años. «A lo único a lo que hay que tener miedo es a que no se produzca el cambio», dijo, una idea coincidente con lo que mantiene Podemos, aunque en su caso arremete contra el bipartidismo. Por primera vez en campaña, al margen del debate, habló en un mitin del caso ERE, tras conocerse ayer que los exconsejeros Antonio Ávila y Carmen Martínez Aguayo declararán en abril ante el TSJA. Recordó que en el último Pleno del Parlamento Díaz los hizo miembros de la Diputación Permanente para «aforarlos». El presidente del PP de Jaén y alcalde de la capital, José Enrique Fernández de Moya, ya había sacado el tema al lamentar que Jaén salga en los medios como «centro de la corrupción de la Junta» con cuatro cargos socialistas de la tierra implicados: «Ávila, Zarrías, Vallejo y Mar Moreno», citó. El líder popular repitió en Andújar el recurso de firmar por escrito algún compromiso con la provincia (en este caso varias infraestructuras sanitarias). Y sacó pecho de ser «el único candidato con posibilidad de gobernar» que cifra su compromiso con el empleo: más de medio millón antes del 31 de diciembre de 2016.

  • 1