martes, 11 diciembre 2018
22:40
, última actualización

Moreno moviliza las filas del PP-A para sacarlas del letargo ante las elecciones

El líder popular dibuja «un nuevo PP» para llegar a la Junta y reclama a los suyos un partido «más dinámico, tensionado y con clara actitud competitiva»

el 20 sep 2014 / 13:46 h.

Juanma Moreno en la Junta Directiva Regional del PP-A. Juanma Moreno en la Junta Directiva Regional del PP-A. «Hoy arranca un nuevo equipo ganador». La junta directiva regional del PP andaluz nombró ayer al comité que dirigirá la campaña para las próximas elecciones municipales de mayo de 2015, que estará pilotado por el actual portavoz del grupo parlamentario, Carlos Rojas. Para ganar los comicios locales, que es donde reside el mayor peso institucional y político del PP, el nuevo presidente del partido, Juan Manuel Moreno, se ha propuesto sacar a los suyos de la apatía y el pesimismo en el que llevan instalados desde que ganaron las autonómicas de 2012 con una victoria insuficiente para gobernar. Moreno ofreció a los suyos un «nuevo PP», un revulsivo para que se crean (y lo demuestren públicamente) que pueden mantener el poder en los ayuntamientos, ganar las municipales y, más tarde, alcanzar el Gobierno de Andalucía. El discurso de ayer no fue un acto aislado ni un giro copernicano en la estrategia del PP. Viendo cómo el panorama político español se transforma y pluraliza, y cómo las posiciones ideológicas abandonan el binomio izquierda-derecha para dar entrada a otras fuerzas (véase Podemos), todos los partidos tradicionales se han abonado a la tesis del cambio de ciclo político. El líder de los populares andaluces –seis meses y medio en el cargo– no se ha quedado al margen, y ayer anunció «una nueva etapa» para un «nuevo» PP que consolide su entrada en San Telmo (sede del Ejecutivo andaluz). «Quiero un partido más cercano, humilde y sencillo, más abierto, transparente y ejemplar. Un partido más dinámico, atractivo y moderno, más movilizado, tensionado y con una actitud claramente competitiva. Vamos a por todas», reclamó ante alcaldes y dirigentes populares. Moreno se dirigió a los suyos con un tono más ambicioso y reivindicativo que otras veces, pero algunos de los presentes echaron en falta «más descarga emocional en sus palabras, para que nos lo creamos». «Ha sido un discurso solvente, pero le sigue faltando garra para llegar aquí», decía un alcalde popular golpeándose el pecho con la mano, «muchos esperamos de él lo mismo que él nos pide a nosotros». Cinco retos. La nueva estrategia de Moreno depende de «cinco retos» que el partido –desde los cuadros medios hasta la dirección– deberá afrontar de forma inminente. El presidente popular reclamó a los suyos «un partido que escuche a la ciudadanía sin recelos ni condiciones, que sea «más cercano, humilde, sencillo y próximo», para diferenciarse de la «soberbia de la presidenta de la Junta, Susana Díaz». El segundo reto es impulsar «un partido más abierto a nuevas ideas, capaz de aprender e incorporar en su programa lo que los andaluces propongan». En este punto, Moreno volvió a hablar de «crear una mayor alianza con la gente de talento que está llamando a las puertas del partido». «Aquí cabemos todos», dijo. El líder popular se refirió a la sociedad civil y a los agentes sociales, pero tampoco descarta –lo dijo el viernes en Córdoba– sellar «acuerdos» electorales «con formaciones afines al PP» para desbancar a PSOE e IU en las autonómicas, «en caso de no lograr la mayoría social suficiente para gobernar». Este mensaje contrasta con la intención del Gobierno de Mariano Rajoy de reformar la ley electoral antes de las municipales para que gobierne la lista más votada. Ese cambio normativo tendría un efecto distinto a nivel regional que municipal. Hoy por hoy, los sondeos apuntan a que los populares andaluces dejarían de ser el partido más votado si se celebraran las autonómicas ahora (desplazado por el PSOE de Susana Díaz). En cuanto a los comicios locales, las encuestas pronostican que el PP perderá la mayoría absoluta en muchas de las ciudades y capitales que gobiernan, pero la reforma electoral de Rajoy les permitiría seguir en las alcaldías si lograran mantenerse como primera fuerza. El tercer reto sería disponer de «un partido transparente y ejemplar» que combata la corrupción. El cuarto, un partido «más dinámico, atractivo y moderno, capaz de sintonizar con los jóvenes y los valores de la modernidad», dijo. Por último, el presidente popular volvió a reclamar a los suyos «un partido movilizado, con una actitud clarísimamente competitiva y tensionado». «Vamos a por todas. Por eso quiero un partido activo en posición de competir y ganar en Andalucía. Necesitamos mucho músculo electoral, movilizar a la gente en la calle y en los despachos», concluyó.

  • 1